27 d’octubre de 2008

La gata sobre el tejado de zinc


El sábado que nos cambiaban la hora y dormíamos una hora más, sacamos de la biblioteca esta película, como homenaje a Paul Newman, recientemente fallecido. Nos gustó, yo no la había visto. Se nota que es una adaptación de una obra de teatro. Y pensaba cómo han cambiado los tiempos y la técnica cinematográfica. Cualquier alumno del instituto, ni siquiera los más mayores, la aguantarían, porque no hay nada de acción, sólo diálogo. Y a través de las palabras transmiten el presente, el pasado, los sentimientos de cada cual, la personalidad, la sicología... Y por cierto, ¡qué guapos!

1 comentari:

  1. La peli es bastante peñazo pero él está tan guapo que casi da igual. Yo la he visto 4 o 5 veces y no puedo recordar nunca de que hablan en la escena en la que él está en pijama con las muletas...se me nublan las neuronas solo de verle.

    ResponElimina