28 de desembre de 2009

Mejores libros leídos del 2009

 

Bien, aquí está mi selección de los mejores libros que he leído durante este año. Como están todos reseñados en el blog, pongo los enlaces para que veáis de que van. ¡Feliz año y felices lecturas!

Vida y destino, de Grossman, Vasili
En lugar seguro, de  Stegner, Wallace
Hablar de Dios resulta peligroso, de Góricheva, Tatiana
Música blanca, de Cerezales, Cristina
Middlemarch. de Elliot, George
Me voy con vosotros para siempre, Chapell, Fred
El informe de Brodeck, de Claudel, Philippe
La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey, de Shaffer, Mary Ann
Retorn amarg, de Forrellad, Lluïsa
Foc latent, de Forrellad, Lluïsa
El día antes de la felicidad, De Luca, Erri
La hija del optimista, Welty, Eudora

27 de desembre de 2009

Amazing Grace

  
Película donde se narra la lucha de William Wilberforce (1759-1833) en el parlamento inglés por abolir el tráfico de esclavos en su país. En estos momentos en que los políticos están tan desprestigiados, es como un soplo de aire fresco ver como, a lo largo de la historia, algunos políticos lucharon por la justicia y la verdad. Dentro de unos años se hará alguna película sobre los luchadores de hoy contra las leyes injustas, por ejemplo la ley que se debate ahora en el parlamento español. Además es una película de calidad, inglesa en su totalidad, actores incluidos.


Cine histórico de calidad, en la mejor tradición inglesa. Narra la titánica lucha conducida por William Wilberforce (1759-1833) en el Parlamento británico durante más de quince años, para lograr la abolición de la esclavitud. El film combina la narración en dos tiempos: la actualidad, que mostraría a un Wilberforce cansado, porque pese a las adhesiones logradas no ha alcanzado sus objetivos, y el pasado, en que se nos muestran sus primeras y juveniles escaramuzas oratorias en el parlamento, cuando sueña con su amigo William Pitt en cambiar las cosas en tantos órdenes, incluido el del tráfico de esclavos. Le sirve de inspiración John Newton, negrero arrepentido que lleva ahora una vida religiosa, y que compuso como acción de gracias el conocido himno que da título al film, "Amazing Grace", donde se dice aquello tan hermoso y tan evangélico de "Yo antes era ciego, y ahora veo".

DeCine21. 
 


24 de desembre de 2009

El ateísmo a veces es fundamentalista.

  


Esto pienso muchas veces al leer algunas noticias, o ver comportamientos de algunos legisladores. Copio aun artículo de Pilar Rahola aparecido hoy en La Vanguardia.


Laicidad y cristianofobia

Pilar Rahola

Lo planteaba Daniel Arasa, en el 59 segundos de TVE. No es lo mismo la laicidad que la fobia al cristianismo. Creo que este es el elemento diferenciador entre una sociedad que intenta vivir adecuadamente con sus dioses, y una sociedad que va a la caza de sus propias señas de identidad religiosas. El tema no es nuevo en esta humilde esquina donde cohabitan, en estrecha hermandad, mis muchas dudas y mis pocas certezas. Y por ello mismo, me parecen pertinentes estas fechas para intentar ahondar un poco más en tan espinoso tema. ¿Estamos viviendo la culminación de un lógico proceso de separación entre lo cívico-público y lo privado-religioso? O, aprovechando el Pisuerga, ¿estamos sufriendo una especie de revanchismo anticatólico, cuya furia intenta arrasar con cualquier signo que recuerde vagamente nuestra identidad religiosa? Sería algo parecido, si me permiten la incorrección política, a la diferenciación que hay entre la lucha por los derechos de la mujer (es decir, la lucha por una sociedad más justa e igualitaria) y el revanchismo feminista contra el hombre, que haberlo, también haylo... Lo primero, en ambos casos, tiene que ver con los derechos y la convivencia. Lo segundo tiene que ver con los odios, los prejuicios y la imposición. Y lo uno no casa con lo otro, aunque se proteja con el mismo paraguas argumental. En otro artículo escribí que éramos, colectivamente, una sociedad laica de tradición católica. Individualmente podemos ser muchas más cosas. Pero si algo resulta inapelable es que la identidad de Catalunya tiene que ver con sus santos, sus creencias, su cultura religiosa ancestral, y que esa identidad nos ha forjado, también, en nuestros valores sociales. No sólo somos judeocristianos en el sentido de la trascendencia espiritual. Lo somos, también, en el sentido cívico, no en vano partimos de esos diez mandamientos que forjaron históricamente un auténtico código de convivencia. Si, además, nos ponemos épicos, no podemos olvidar el papel de la Iglesia catalana, como garante de nuestra identidad lingüística y cultural, y su defensa de los valores democráticos, en épocas muy difíciles. Por supuesto, también hubo fascistas con sotana, en la misma proporción que hubo fascistas de izquierdas que mataban y perseguían a gentes de iglesia. Pero, más allá de las lamentables contingencias históricas, la Iglesia catalana ha sido, tradicionalmente, culta, democrática y cívica. Y aún más allá, la tradición católica, guste o no, nos ha definido como país. Esta obsesión por hacer desaparecer todo signo católico no sólo es la manifestación de un gusto evidente por la censura y la imposición del prejuicio, es también un intento de capar nuestra identidad histórica. No nos equivoquemos. La laicidad es un concepto democrático. Pero la cristianofobia, en cambio, sólo es otra burda, malvada y triste expresión de intolerancia. 

  

¿Ves como te gusta la ópera?

 

Fantástica iniciativa. Son dos fragmentos de "La Traviata" de Verdi en un mercado.

21 de desembre de 2009

¡MOLT BON NADAL!

 

¡MOLT BON NADAL!        ¡FELIZ NAVIDAD!

20 de desembre de 2009

Pentinar-se a l'aula

 

Divendres a classe una alumna de 3r d'ESO es pentinava el serrell. Estaven preparant una exposició per parelles, que han de presentar el mes que ve, i es veu que li sobrava temps.

-- Crec que no és el moment ni el lloc de pentinar-te.

Va deixar la pinta a sobre la taula, i tot seguit, la va agafar la seva companya, per pentinarse ella. (Qué dices que me opongo).

Un parell d'alumnes no feien absolutament res. Els hi vaig presentar un paper en blanc per que escriguissin la seva renúncia a aprovar la matèria. Van quedar desconcertats, però no van voler fer-ho. És a dir: no volen treballar, però tampoc volen acceptar les conseqüències de la seva manca d'esforç.

-- ¿Sabes que pienso? Li vaig dir a un d'ells, que repeteix curs. -- Que eres un malversador de fondos públicos, un alumno corrupto. Estás en la enseñanza pública, gratuita, y el esfuerzo que la sociedad está haciendo por tu educación lo estás tirando a la basura.


Va seure al seu lloc, però va continuar sense fer res. L'altre dia llegia no sé on que els alumnes rebrien classes de no sé què perquè no fossin uns petits Millets. Jo ja fa temps que imparteixo aquestes classes.

 

Schlumpf, Erwin: Homicidio, de Friedrich Glauser

Schlumpf, Erwin: Homicidio
Glauser, Friedrich 
Acantilado 2003

El inspector Studer ha de resolver un caso de presunto homicidio en un pueblo de un cantón Suizo. Resuelve el caso a base de observar como reaccionan los personajes que se mueven en torno al escenario del crimen, al soltar él sus suposiciones, cual globo sonda. No es el típico libro policíaco donde el lector intenta adivinar la trama y resolver el caso, pues no se relata todo lo que el inspector hace, con lo cual al lector le faltan datos. La diversión está en ver la perspicacia de Studer, su humanidad y capacidad de observación. Es interesante y lo he pasado bien leyéndolo. No sabía ni que existía este autor. Un 8.

En esta novela, también conocida como El inspector Studer, Glauser presenta por primera vez a quien llegó a ser su personaje más emblemático, el del policía que, más que resolver los casos planteados para satisfacer el ansia deductiva de sus lectores, se nos muestra como un observador-poeta teñido de humorismo-que, por las características de su oficio, puede destapar ciertos hechos sin levantar grandes escándalos en la muy ordenada sociedad suiza. A pesar de que Glauser quería que sus libros fueran leídos como novelas policíacas sin mayor pretensión, consiguió convertirse en referente inexcusable y brillante para la narrativa policíaca
centroeuropea. Con la obra que hoy presentamos, el autor inició la serie dedicada al inspector Studer (Acantilado ha publicado también El reino de Matto), con el que obtuvo un éxito inmediato que lo llevó a las pantallas cinematográficas.

Friedrich Glauser (Viena, 1896-Nervi, 1938), de nacionalidad suiza, está considerado, por su destreza y el genio audaz de sus historias, el máximo representante de la novela policíaca en lengua alemana. Entre sus obras destacan Gourrama (1930), El té de las tres damas ancianas (1934), El reino de Matto (1936; Acantilado, 2001), El chino y Krock & Co (1937).

19 de desembre de 2009

Els profes també volem opinar

Copio de "El Periódico". Poques paraules que donen en el clau.

La reforma educativa l’han d’emprendre els professors

Sóc professor de FP en un institut públic. Aquest any m’ha tocat impartir un primer curs del cicle de grau superior. L’experiència és frustrant. Els alumnes, majors d’edat, no paren de parlar i de fer els graciosos. Amb prou feines puc desenvolupar el temari, ja que els meus estudiants no saben matemàtiques; a vegades, ni tan sols el més bàsic. Fa anys, els alumnes eren madurs, estaven atents i, a més a més, venien preparats. ¿Què ha canviat? Doncs molt fàcil: abans venien del COU i ara procedeixen del batxillerat de la LOGSE i dels cicles de grau mitjà.

Després de sortir en tots els informes d’educació internacionals en els últims llocs, Espanya no pot seguir mantenint l’actual sistema educatiu. Cal fer una reforma definitiva, però feta per professors, no per pedagogs. Els professors són els que trepitgen les aules diàriament i saben el que fa falta.

Ni tothom és bo ni tots som iguals. S’ha de treure de les aules de l’ESO els alumnes que ni estudien ni aprovaran i que hi són per obra i gràcia de l’obligatorietat de l’ensenyament secundari, segrestats per l’Estat i rebentant les classes, impedint que es compleixin els temaris i propiciant que els que volen estudiar no ho puguin fer. Se’ls ha de donar un itinerari alternatiu i escurçar l’educació obligatòria. En canvi, s’ha d’allargar el batxillerat dos anys més perquè els alumnes entrin a la universitat ben preparats, dignificar la FP i canviar els temaris perquè hi torni a haver Matemàtiques i Anglès, imprescindibles per impartir els mòduls tècnics, i les comunes d’abans, determinants per formar persones. I quan les administracions emprenguin la reforma, per favor, que consultin els professors i es deixin estar de teories esbojarrades, que no funcionen.
Paco Gómez Escribano

Fin del talante

Copio de una web. Se acabó el talante, la tolerancia y la pluralidad. Ahora café para todos. Lo subrayado es mío.

De la tolerancia a la imposición

La aprobación de una nueva ley de aborto en España (que deberá de ser refrendada por el senado en los próximos meses) ha vuelto a poner el tema en el primer plano de la actualidad, y no sólo en la Península Ibérica. Como es difícil aportar algo nuevo en la polémica sobre el aborto, me limito a señalar el aspecto que más me ha llamado la atención, a juzgar por lo que he leído: se trata del carácter coercitivo, de obligación, que inspira toda la propuesta. Me refiero ahora, concretamente, a cómo la ley pretende imponer la enseñanza de las técnicas abortivas en los planes de estudio de las Facultades de Medicina y Enfermería.

Estábamos acostumbrados a expresiones tolerantes del tipo: “si tu no quieres tal cosa, no lo hagas, pero no se lo impidas a los demás”, “no pretendas imponer tus convicciones a los otros”… Ahora resulta que ese confortable relativismo -todos los valores son iguales, todas las ideas merecen el mismo espacio- ha desaparecido. Ahora, las ideas contrarias a lo que se considera el nuevo pensamiento dominante, simplemente se excluyen. La tolerancia no existe, era una simple técnica para lograr la aceptación social o cultural.

Pienso que se trata de una buena demostración del carácter profundamente totalitario del sostener que todo es lo mismo, que no hay fundamentos objetivos sobre los que basar las cosas. Es totalitario porque se acaba imponiendo el que tiene más poder. Que es exactamente lo que está ocurriendo en este caso. No excluyo, de todas formas, que quienes se consideran “los profesionales” en representar lo que quiere la calle, acaben por descubrir que la calle está cambiando. Ya hay algunos síntomas, pero no los han visto.

18 de desembre de 2009

Más sobre la nueva ley del aborto


Cada vez son más los organismos que se están manifestando en contra de esta nueva ley del aborto. Enlazo aquí el comunicado de la ORGANIZACIÓN MÉDICA COLEGIAL DE ESPAÑA, Y y el de la UNIVERSIDAD DE NAVARRA. En esencia reivindican el derecho a la objeción de conciencia frente a leyes injustas, como ésta. Y a la vez, proponen soluciones positivas ante los falsos argumentos argüidos para aprobar la ley.

13 de desembre de 2009

¿No se puede hacer algo más?

Precioso artículo del Arzobispo de Tarragona. Esclarecedor, positivo y que apela a la conciencia de todos, en el tema del aborto. No se pueden ver los toros desde la barrera. En La Vanguardia de hoy.


El próximo jueves está prevista la votación final en el pleno del Congreso de los Diputados de la ley orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. A muchos seres humanos se les va a negar el derecho a gozar de su vida. En la inminencia de este hecho, siento un enorme dolor y pido perdón a Dios, personalmente y también porque me siento ciudadano de esta sociedad que ahora va adar este paso. Me pregunto - delante de mi conciencia-:¿cómo hemos sido capaces de llegar hasta aquí?

Confieso que me impresionó la primera vez que visité el memorial de la guerra de Vietnam en Washington. Nombres y nombres y nombres de caídos en aquella guerra. Cada inscripción correspondía a una vida, a una familia, miles de proyectos truncados. ¿Dieron sentido a su vida estas víctimas de la guerra? Posiblemente, combatieron por defender su país, pero no sobrevivieron. En aquel lugar se respiraba una cierta paz.

Paz que falta en el corazón de tantos espíritus atribulados por este mal oscuro: el de la culpa de haber quitado la vida a un inocente. Hace pocos años, una psicóloga vino a visitarme.

Atendía a mujeres que sufrían el trauma psicológico de haber abortado. Buscaba cómo atenuar el dolor que atenazaba a aquellas madres que se habían visto abocadas a la tremenda decisión de abortar. Me contaba que la única manera de lograrlo era ayudarles a aceptar su culpa, a pedir perdón. En algún lugar de otro país celebraban unas ceremonias religiosas para pedir por las almas de esos niños que no habían podido nacer. Al parecer, todas las madres, en su intimidad, han puesto nombre al hijo abortado. De modo que en un papel cada cual escribía el apelativo del suyo, y se depositaba en un cesto, ante el altar. Son lucecitas que brillan en la eternidad de las almas. Los cristianos sabemos eso.

Sin embargo, no es necesario ser cristiano para darse cuenta de que siempre resulta inhumano eliminar injustamente la vida de nadie, y más si es el propio hijo. En palabras de Juan Pablo II: "Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término". Quien reflexiona guiado por el sereno impulso de su razón, lejos de todo a priori, ha de negarse a aceptar la muerte sin motivo de alguien indefenso.

La ley del aborto en debate es de extraordinaria importancia para todos nosotros, porque el aborto constituye un drama completo en nuestra sociedad, una llaga que oscurece el alma de nuestro pueblo e impide que nos conozcamos y nos amemos. Ningún Parlamento, ninguna mayoría parlamentaria tiene derecho a eliminar una sola vida inocente; y menos aún a declarar el derecho de ninguno a hacerlo. No sólo es algo ilegítimo, es además una ley injusta, por más que nuestros legisladores y nuestras autoridades sean legítimas y merezcan el correspondiente respeto.

Siento la necesidad de pedir perdón a Dios, personal y colectivamente, por los 25.379 abortos notificados en Catalunya durante el año 2008 (115.812 en todo el Estado), que son otras tantas maternidades violentamente truncadas. Invito a todos a hacerlo. Además, ante estas cifras, estalla en mi interior un grito rebelde: ¿no podemos hacer nada más?, ¿no es posible llegar a evitar esta discriminación?

En un día como hoy en que muchos se sienten llamados a defender su lengua, su cultura, su tradición, quiero recordar que un pueblo - una colectividad-es en primer lugar un compromiso de todos con todos: con nuestros ancianos, enfermos, niños, no nacidos... Un cúmulo de individualidades no hace un pueblo. Un pueblo, además, tiene alma, y lucha en primer lugar por salvar toda vida concebida en su seno, mientras sea posible. Pone todo su empeño para superar los conflictos que lleven a eliminarla, y lo ve como un deber compartido.

¿Realmente alguien puede creer que con más "educación sexual" en todos los niveles educativos va a reducirse la escalada de nuevos embarazos y nuevos abortos?, ¿o repartiendo gratuitamente anticonceptivos de la última generación? ¿Promoviendo de este modo la promiscuidad es sensato pensar que se va a combatir el aborto? ¿Es razonable que el centro del debate lo ocupe si las adolescentes que aborten han de informar a sus padres?

Sinceramente, pienso que el jueves se va a cerrar un debate en falso. Hay una grave preocupación social por esa triste realidad de nuestros días, y por nuestros jóvenes y las futuras generaciones. Hubo, además, una gran alarma inicial por los horrores cometidos, que ahora queda frustrada.

Finalmente los poderosos no han querido ir a las verdaderas causas, ni a las verdaderas soluciones. Se suele criticar a la Iglesia por sus silencios en momentos históricos de injusticia colectiva. Sobre el tema del aborto hemos hablado muchas veces, y hoy de nuevo lo hacemos. Pues bien, estamos en un momento así, en que vamos a cometer una gravísima injusticia, y habremos de dar cuenta a Dios, cada uno a su nivel.

En cambio, ¿por qué no proyectar positivamente nuestra mirada al futuro, a las nuevas generaciones que pondrán en juego toda su energía y vitalidad al servicio de todos? Con frecuencia me encuentro con jóvenes que rechazan abiertamente esta cultura de lo inmediato sin compromisos y de tomarse la vida como un juego... Se trata de personas que se niegan a ser narcotizados por las tendencias posesivas que les atan al sexo, el alcohol y las drogas. Son los que están decididos a construir el futuro sobre cimientos sólidos, dispuestos al compromiso. ¿Por qué no premiar estos planteamientos?

La verdad siempre acaba por imponerse. Y los creyentes, además, confiamos en Dios. La votación del jueves no puede ser un final. Ha de ser un comienzo.

JAUME PUJOL BALCELLS, arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

12 de desembre de 2009

La playa de los ahogados, de Domingo Villar

"La playa de los ahogados"
Villar, Domingo
Siruela 2009

Segunda novela policíaca del autor, en la que el protagonista es el inspector Leo Caldas, policía en Vigo.

Una mañana,el cadáver de un marinero es arrastrado por la marea hasta la orilla de una playa gallega. Si no tuviese las manos atadas, Justo Castelo sería otro de los hijos del mar que encontró su tumba entre las aguas mientras faenaba. Sin testigos ni astro de la embarcación del fallecido, el lacónico inspector se sumerge en el ambiente marinero del pueblo, tratando de esclarecer el crimen entre hombres y mujeres que se resisten a desvelar sus sospechas y que , cuando se deciden a hablar, apuntan en una dirección demasiado insólita.

Me ha parecido al estilo Mankell, pero a la gallega. Sitúa bien la humanidad del protagonista y su entorno de modo que es muy creíble. Tiene mucha gracia el retrato del carácter gallego, que responde a las preguntas con preguntas, el ambiente marinero, las costumbres del pueblo pescador, las comidas...  He echado un poco en falta planteamientos un poco más trascendentes sobre la vida y las situaciones que se van presentando, un razonamiento excesivamente plano del protagonista. Quizás porque el escritor también es gallego... y no quiere meterse en berenjenales... Al inicio de cada capítulo, que son muy cortos, hay una palabra y sus distintos significados. No sé porqué. Está bien construida, engancha y al final se acelera bastante el ritmo. Le pongo un 8.

10 de desembre de 2009

L'embaràs és reaccionari

Fa poc vaig posar un artícle en castellà sobre l'embaràs. Ara me'l trobo traduit el català i l'incloc aquí. Gràcies a Temes d'Avui


Res d'igualtat de sexes. Des de l'inici fins al final, hi ha un repartiment de papers radicalment diferenciat. A més a més, amb freqüència, la dona, que sol ser molt executiva i eficaç en el seu treball, sofreix certa disminució en les seves capacitats professionals i de vegades no li queda més remei que donar-se de baixa en el treball. L'home, en canvi, rep una descàrrega de responsabilitat i una altra, molt curiosa, de cavallerositat. Per molt igualitarista que sigui es troba, de sobte, portant totes les bosses i obrint i tancant les portes al pas de la seva senyora, com un gentilhome del segle XVIII.
No hi ha millor campanya antiavortament que un embaràs. Des de l'instant en què el test dóna positiu, els pares s'esbalaeixen davant de la transcendència d´allò que succeeix i no parlen sinó del seu bebè i s'alarmen davant de qualsevol petit risc i compten les setmanes, una vegada i una altra, i entren en Internet per tal d´aconseguir llegir totes les pàgines web sobre la gestació. Molt abans d'haver assolit els terminis que la llei permet per avortar, els pares ja han vist diverses ecografies, i tenen fotos, i vídeos que posen a familiars i amics heroics. Qui és capaç d'explicar-los ara que el seu fill no és un ésser humà amb un valor absolut, eh?
 
Els pares obliden els seus drets adquirits i esperen, amb alegria, els nous deures. Si això no fos prou antimodern, l'embaràs és, en si, un epítom de la tradició. La vida, que els pares van rebre dels seus pares, es transmet al fill, i amb ella una cultura i unes –les que siguin– creences. L'embaràs és el centre (el melic) de la institució familiar.
 
I després tenim el sexe. Allò que podríem anomenar políticament correcte és el gènere com a creació artificial, que depèn de la nostra voluntat. Però l'embaràs, tan recalcitrant, opina tot el contrari. El moment de conèixer el sexe de la criatura és essencial. Llavors la seva persona es fa present d'una forma molt més nítida i adquireix el seu perfil en les converses familiars i, sobretot, el seu nom. És l'apoteosi del sexe com a element constitutiu natural de l'individu.
 
Als nostres enginyers socials els embarassos els produeixen marejos, nàusees, ciàtiques. Normal: són una activitat contrarrevolucionaria.

Esta píldora, con receta

Casi 3.000 farmacéuticos y más de 2000 profesionales de otros sectores firman un manifiesto por el sentido común y en contra de la dispensación de la píldora del día siguiente sin receta. Lo copio de Aceprensa.


Un total de 2.835 farmacéuticos, junto a 2.000 profesionales de otros sectores, han suscrito un manifiesto en el que reclaman al gobierno español que la píldora del día siguiente (PDS) vuelva a venderse con receta médica. Las asociaciones promotoras presentarán el texto al Ministerio de Sanidad una vez haya concluido la recogida de firmas, en enero de 2010.

Desde el 28 de septiembre, la PDS se puede comprar en las farmacias españolas sin necesidad de prescripción médica, en virtud de una decisión del Ministerio de Sanidad. Pero como no hay datos que demuestren que sea segura, la Plataforma Profesional Farmacéutica –que reúne a 21 asociaciones– ha promovido un manifiesto contra la liberalización de la PDS.

El documento comienza denunciando que la Agencia Española del Medicamento ha permitido cambiar la ficha técnica y los prospectos de los dos productos autorizados en España (Norlevo y Postinor), sin las suficientes pruebas médicas que justifiquen la reevaluación del fármaco.

Como consecuencia de esa modificación, ahora la PDS se puede vender también a menores de 16 años sin el consentimiento de los padres. Lo grave del asunto es que, según la ficha técnica de Postinor, “no hay estudios representativos en los que se demuestre que la utilización de la PDS en menores de 16 años sea segura”.

También es “extremadamente desconcertante que en la ficha del Postinor se haga alusión a este importante dato y, en cambio, en la de Norlevo no”.

Un folleto ideológico

Pese a esta incertidumbre, el Ministerio de Sanidad ha publicado un folleto informativo para las usuarias en el que asegura que “esta píldora es un medicamento seguro para la salud”.

El folleto del Ministerio dice también que la PDS “no es abortiva ni produce ningún problema o lesión en el embrión en el caso de que hubiera ya un embarazo”, ya que “es un medicamento hormonal que impide o retrasa la ovulación y en la mayoría de los casos evita el embarazo, pero nunca lo interrumpe”.

Es cierto que la PDS tiene varios mecanismos de acción. Pero, como explica su ficha técnica, uno de ellos es que puede impedir la implantación del embrión en el útero, que es el efecto abortivo. Por eso, el manifiesto considera que “la información suministrada adolece de falta de claridad” y puede “confundir a la usuaria, creando la falsa expectativa de que la PDS no interfiere con el embrión”.

Y añade: “En definitiva, es un hecho que la información que se proporciona es incompleta y está claramente sesgada. Lejos de atender a razones científicas, dicho folleto tiene una profunda carga ideológica y, lo que es peor, pretende imponerla, sin discusión, a todo un colectivo profesional”.

El manifiesto critica también que el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos haya ratificado el folleto, “lo cual contradice su función profesional y deontológica de velar por la mejora de la salud de la población”.

Los firmantes solicitan al gobierno la retirada del folleto que el Ministerio de Sanidad ha distribuido a las farmacias, el retorno de la PDS a la categoría de “medicamento sujeto a prescripción médica” y el reconocimiento del derecho a la objeción de conciencia de los farmacéuticos que no quieren dispensarla.

Además, exige al Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos la retirada del apoyo al folleto, y “el amparo y cobertura a los farmacéuticos que por motivos de conciencia no están dispuestos a dispensar la PDS”.

8 de desembre de 2009

Y Zapatero dijo...

... "Lo enunciaré de forma sencilla pero ambiciosa: la próxima legislatura lograremos el pleno empleo en España. No lo quiero con carácter coyuntural, lo quiero definitivo". 3 de julio de 2007.

"Haciendo uso de un símil futbolístico, se podría decir que España ha entrado en la Champions League de la economía mundial". 11 de septiembre de 2007.

¡Y hubo quienes le creyeron!

(Caricatura de Jordi Arasa)

5 de desembre de 2009

Minaretes y campanarios


Me dejó bastante perpleja el resultado del referéndum en Suiza sobre la prohibición de construir minaretes. Yo estoy por la libertad religiosa, y por tanto, la libertad de culto de cualquier religión, siempre que no ataque las libertades constitucionales. Pero lo que me parece farisaico es que los países como Turquía se rasguen las vestiduras por este resultado apelando a la libertad religiosa, cuando en ese país y en la mayoría de los países musulmanes, no se dejan construir iglesias y ni siquiera reparar los campanarios que se están cayendo. Y no es una prohibición que conste en sus constituciones. Simplemente está prohibido. O todos o nadie, ¿no?

"Yo freno el sida" frente a "Condonéate"


Aceprensa se hace eco de una campaña del Instituto de Estudios de la Familia de la Universidad CEU San Pablo. Frente a los estúpidos eslogans del gobierno, hacen un estudio a fondo del problema y proponen una campaña racional, articulada y que respeta a la persona, el amor y la sexualidad.

4 de desembre de 2009

Animación en arena de Kseniya Simonova

Fijaos que preciosidad. En el blog de Nuria Chinchilla hay una explicación del significado, aunque se intuye bastante. en todo caso, mejor leerlo después. Ucrania llora los muertos en la 2ª guerra mundial. Para mí tiene todo lo que se necesita para que sea arte: expresión, inmediatez, belleza. Y además la artista es guapísima. Ganadora de un "Tienes talento" de Ucrania.

2 de desembre de 2009

Aborto y realidad social

Este sábado leí en El Mundo (que no leo nunca, pero estaba en Madrid) un artículo de Isabel San Sebastán muy bueno. Si legalizamos el aborto porque es una realidad social, ¿por qué no legalizamos tembién la violencia de género? También es una realidad social. Lo copio:

Es tramposo ampararse en la realidad social para justificar la necesidad de liberalizar el aborto e invocar esa misma realidad para implicarnos a todos en la tarea de erradicar la violencia doméstica. ¿En qué quedamos? ¿Asumimos la realidad social como algo inmutable o la combatimos cuando resulta perversa? Argumentan los defensores de la ley, celebrada en el Congreso con una gran ovación progresista, que 112.000 abortos el año pasado en España son otras tantas razones para convertir ese hecho en un derecho ordenado legalmente.

Puesto que se aborta y siempre se ha abortado -se nos viene a decir- demos por bueno el aborto. Y es exactamente lo que han hecho: han transformado un fracaso en una conquista. Han cargado sobre la mujer, sólo sobre la mujer, la responsabilidad de matar a su propio hijo como única forma de escapar a una situación difícil. Le han negado cualquier alternativa, puesto que nadie habla de ayudas a la adopción o a la maternidad en ese texto parido por tres mujeres que ignoran lo que es ser madre (Aído, Pajín y Murillo). Y pretenden convencernos de que nos han hecho un gran favor.

Vayamos ahora a esa otra realidad social que es la violencia en el hogar: 135.000 denuncias presentaron el año pasado las mujeres víctimas de esta lacra. 78 fueron asesinadas por sus parejas. ¿No son suficientemente elocuentes esas cifras que se repiten de año en año? ¿No deberían llevarnos a concluir que esta tragedia es una realidad social con la que hay que convivir civilizadamente, acotando, por ejemplo, la dureza con la que un hombre puede golpear a su mujer, tal como propugnan algunos líderes musulmanes? ¿No sería recomendable legislar los límites de la violencia de género considerando que estamos ante una acción que el hombre ha ejercido históricamente de facto? A nadie se le obligaría a pegar a su mujer, como a nadie se le obliga a abortar, pero se consagraría esa posibilidad democráticamente.

¿Verdad que es un disparate? ¿Verdad que a nadie en su sano juicio se le pasa por la cabeza tamaña barbaridad? Pues extrapolen al aborto y dígame dónde está la diferencia.

Lo cierto es que a quienes han votado esta ley del aborto no les parece un mal menor sino un bien mayor, y como tal lo defienden. Pues bien; déjense de justificaciones baratas, sean coherentes con sus propias convicciones y sigan con su política de muerte. Pero al menos actúen con sinceridad al redactar su próximo programa electoral e incluyan la eutanasia (aunque sea bajo la denominación de «muerte digna») como promesa estrella para la tercera edad. Así sabrá todo el mundo a qué atenerse.

1 de desembre de 2009

Goodbye, España, de Mercedes Salisachs

"Goodbye, España"
Mercedes Salisachs
mr ediciones 2009
Premio 2009 de Novela Histórica Alfonso X el Sabio

Victoria Eugenia de Battenberg regresa a España para amadrinar a su bisnieto Felipe en su bautizo, después de más de 30 años de exilio. A través de estos cinco días va recordando lo que ha sido su vida, desde que conoció a Alfonso y su boda hasta el fallecimiento de éste.

Llena de intrigas, desengaños, dolores, y momentos felices, la autora nos recrea lo que fue la España de la segunda República y la guerra civil. Interesante, sitúa bien en la época y los hechos. Es admirable que la autora a sus años tenga esta facilidad para escribir. El estilo me resulta un poco barroco, lleno de personalizaciones y adjetivos sustantivados encadenados. Para los que nos cuesta la historia en estado puro y necesitamos entretenerla. Un 8.

29 de novembre de 2009

La fórmula preferida del profesor, de Yoko Ogawa

"La fórmula preferida del profesor"
Yoko Ogawa
Funambulista 2008

En esta novela se nos cuenta delicadamente la historia de una madre soltera que entra a trabajar como asistenta en casa de un viejo profesor de matemáticas que perdió en un accidente de coche la memoria (mejor dicho, la autonomía de su memoria, que sólo le dura 80 minutos). Apasionado por los números, el profesor se encariña cada día con la asistenta y su hijo de 10 años, al que bautiza «Root» («Raíz Cuadrada» en inglés) y con quien comparte la pasión por el béisbol, hasta que se fragua entre ellos una verdadera historia de amor, amistad y transmisión del saber, no sólo matemático…
El modo de escritura se me ha hecho un poco extraño, no sé si porque la autora es japonesa. Este libro ha sido un auténtico fenómeno en Japón, que en dos meses vendió un millón de ejemplares, además de hacer película, cómic y CD. Arranca muy bien pero después pierde fuelle, es un poco repetitivo. El fondo es muy bonito, como la asistente y su hijo intentan que el rato que el profesor esté con ellos sea lo más agradable posible. Es difícil porque tienen que ponerse en su lugar y, por ejemplo, no poner nunca cara de asombro ni extrañarse por la carencia del anciano, que no recuerda nada de lo que ha pasado hace ochenta minutos, ni a las personas que trata. Cada día han de repetirle quienes son... Pero se desviven por él, son de una delicadeza humana asombrosa. Muy buen fondo. Un 8.

Ponyo en el acantilado

Preciosa película para los más pequeños. Versión de "La sirenita de Copenaghe". Mi sobrino de cuatro años que se pasa el día matando dracs con cualquier cosa que tenga a mano, considerando un drac cualquier persona que se le ponga por delante (es decir, que es un bestia), la vio sin pestañear, y al terminar pidió volver a verla inmediatamente. Una ternura. Japonesa. DeCine21.

"Tout est pourri", todo está podrido.

Rafael Alvira publica este artículo en La Gaceta de los negocios, sobre la corrupción y el escándalo en España. ¿Solución? "la potenciación moral de las familias y los centros educativos." Enseñantes, a ponernos las pilas, sobre todo, porque creo que tiene razón. Copio.





Actualmente el ser humano está comenzando a perder el sentido físico del olfato. La tenaz guerra contra los malos olores y la confianza en que los alimentos que se nos venden son saludables —aunque todos de un modo u otro "plastificados"—, hacen que nuestra nariz ya sólo sirva para respirar o para el toque estético. Y, sin embargo, el olfato de la inteligencia se empieza a desarrollar cada vez más: es la necesidad de captar lo que pasa a nuestro alrededor, lo que sucede de verdad, más allá de las apariencias. Cabía prever que esto sucedería. Toda sociedad, como la nuestra, que vive de las apariencias, ha de empujar a la gente a afinar su olfato frente a la corrupción. No es nuevo. Ya en el siglo XIX francés era común la frase: "tout est pourri", todo está podrido.    El origen de la corrupción personal y social es fácil de detectar: consiste en convertir lo público en privado y lo privado en público. De ese modo, todo pierde su verdadero ser. Se entiende por corrupción en política el utilizar para beneficio privado lo público. A usar lo privado como público no le solemos llamar corrupción, sino escándalo, pero en el fondo es lo mismo.

Quien vende su vida privada haciéndola de dominio público, la corrompe. En un caso hemos perdido el ser, la verdad, de lo público, por un inadecuado interés privado. En el otro, hemos perdido la verdad de lo privado por un inadecuado interés individual. En su autenticidad, público y privado no se contraponen, sino que se complementan. Si la esfera pública es correcta, la vida privada se beneficia de ello. Pero hoy se ha olvidado que la calidad de lo público depende de la calidad de lo privado mucho más que al revés. Quien no obra correctamente en lo privado —y, por tanto, lo desvirtúa— trasladará más tarde o más temprano su experiencia vital, sus costumbres, su ética, a lo público.

Se pretende que lo privado es el ámbito del vale casi todo, mientras que lo público funciona perfectamente según reglas. Pero ya los romanos lo sabían perfectamente: quid leges sine moribus, ¿de qué sirven las leyes sin las buenas costumbres, sin la ética? Leyes y reglas no pueden de ningún modo sustituir a la ética. Cuando las personas obran bien, el derecho sirve para reforzar su poder correcto. Cuando las personas no saben obrar bien, el derecho se convierte en un instrumento para incrementar el poder corrupto. La ética no tiene sustituto válido, como tampoco la religión. La situación actual no es ninguna broma: no es que nos olfateemos la corrupción de los políticos; eso ya es consabido. Lo que ahora sucede es que incluso nos entran serias dudas sobre los jueces y sobre la policía. Y eso sí que ya es tocar fondo. Un fondo del que no nos rescatarán en España sino la toma de conciencia ética de la minoría dirigente y, sobre todo, la potenciación moral de las familias y los centros educativos.

20 de novembre de 2009

El embrazo es contrarrevolucionario

Copio un artícula aparecido en El Diario de Cádiz, de Enrique García Maiquez, Actividad contrarrevolucionaria.

La homosexualidad ejerce un magnetismo indudable sobre nuestros legisladores y sobre el imaginario cultural de los últimos tiempos. Me consta que a algunos homosexuales les incomoda tanto protagonismo y tanto interés político, por no hablar del alipori que les produce el Día del Orgullo Gay. Quizá lo que de un modo oscuro les atrae de la homosexualidad, entre otras cosas, a los adalides de lo políticamente correcto es su condición de método anticonceptivo infalible, como la masturbación, que promocionan sin descanso. A poco que nos fijemos, el común denominador de bastantes pulsiones progresistas es el rechazo de la vida nueva.

Tiene su lógica. ¿Han visto ustedes algo más reaccionario que un embarazo? Nada de igualdad de sexos. Desde el inicio hasta el final, hay un reparto de papeles radicalmente diferenciado. Además, con frecuencia, la mujer, que suele ser muy ejecutiva y eficaz en su trabajo, sufre cierta merma en sus capacidades profesionales y a veces no le queda más remedio que darse de baja. El hombre, en cambio, recibe una descarga de responsabilidad y otra, muy curiosa, de caballerosidad. Por muy igualitarista que fuera, se encuentra de pronto llevando todas las bolsas y abriendo y cerrando las puertas al paso de su señora, como un gentilhombre del siglo XVIII.

No hay mejor campaña antiaborto que un embarazo. Desde el instante en que el test da positivo, los padres se pasman ante la trascendencia de lo acontecido y no hablan sino de su bebé y se alarman ante cualquier pequeño riesgo y cuentan las semanas una y otra vez y se meten en Internet a intentar leer todas las páginas web sobre la gestación. Mucho antes de haber alcanzado los plazos que la ley permite para abortar, los padres ya han visto varias ecografías, y tienen fotos, y vídeos que ponen a familiares y amigos heroicos. ¿Quién es capaz de explicarles ahora que su hijo no es un ser humano con un valor absoluto, eh?

Los padres olvidan sus derechos adquiridos y esperan, alborozados, los nuevos deberes. Si eso no fuera suficientemente antimoderno, el embarazo es, en sí, un epítome de la tradición. La vida, que los padres recibieron de sus padres, se transmite al hijo, y con ella una cultura y unas -las que sean- creencias. El embarazo es el centro (ombligo) de la institución familiar.

Y luego está el sexo. Lo políticamente correcto es el género como creación artificial, que depende de nuestra voluntad. Pero el embarazo, tan recalcitrante, opina lo contrario. El momento de conocer el sexo de la criatura es esencial. Entonces su persona se hace presente de una forma mucho más nítida y adquiere su perfil en las conversaciones familiares y, sobre todo, su nombre. Es la apoteosis del sexo como elemento constitutivo natural del individuo.

A nuestros ingenieros sociales los embarazos les producen mareos, náuseas, ciáticas. Normal: son una actividad contrarrevolucionaria.

15 de novembre de 2009

Un obispo contra los sepultureros.

Copio un artículo bastante cáustico, como siempre, de Juan Manuel de Prada. Comenta las reacciones a las declaraciones del secretario general de al Conferencia Episcopal Española, Martínez Camino, sobre la nueva ley del aborto.


    ACEPTEMOS la versión del descreído; aceptemos que la Iglesia católica es una mera sociedad humana, al estilo de un club de fútbol. Si un dirigente de un club de fútbol, invocando los estatutos de la sociedad que representa, advirtiera a los socios que el impago de las cuotas determina la expulsión del club, nadie se sentiría ofendido o amenazado: a quienes no perteneciesen al club, la advertencia del directivo les importaría un ardite; y a quienes sí perteneciesen, tal advertencia sólo les recordaría que, al ingresar en dicho club, aceptaron cumplir con las obligaciones que se establecen en su estatuto. Pero llega el obispo Martínez Camino y advierte a los católicos, invocando la doctrina de la Iglesia, que quien apoya el aborto no puede comulgar, o que quien lo perpetra incurre en excomunión, y tanto los descreídos como algunos sedicentes católicos se sienten ofendidos o amenazados. ¡Extraña reacción!

    Unos y otros acaban tachando las palabras de Martínez Camino de «intromisión» en un ámbito que no le compete. Pero lo cierto es que Martínez Camino ha permanecido quietecito en el único ámbito que le compete, que es el de la ley de Dios o, dicho desde la perspectiva de un descreído, el de las normas que regulan la pertenencia al club que representa. Existe una confusión creciente en torno a lo que debe considerarse ámbito político y ámbito religioso. Si la política se enreda en cosas temporales, los obispos no deben intervenir; pero si la política invade los fundamentos éticos que se desprenden de la misma naturaleza humana, los obispos tienen la obligación irrenunciable de intervenir. Si no lo hicieran, estarían renegando de su ministerio; y, desde ese mismo instante, dejarían de ser obispos. Martínez Camino no ha hecho sino recordar lo que establece el catecismo de la Iglesia católica; en lo que cumple con su obligación, que no es otra sino predicar sobre los terrados lo que un día Cristo le susurró al oído.

    Decía Chesterton que necesitamos curas que nos recuerden que vamos a morir; pero -añadía- mucho más necesitamos curas que nos recuerden que estamos vivos. Las declaraciones de Martínez Camino nos demuestran que es un cura de la segunda especie; o, dicho más propiamente, un cura capaz de resucitar a un muerto. Porque, desde luego, una sociedad que acepta el aborto es una sociedad fiambre; y los políticos que se creen investidos del poder para convertir un crimen en un derecho son sus sepultureros. A los sepultureros les jode sobremanera que un cura pronuncie palabras capaces de resucitar a un muerto; y enarbolan el azadón y la pala, dispuestos a descalabrarlo, por no dejarles desempeñar su oficio en paz, que es la paz de los muertos. Y es que las palabras de Martínez Camino, al fin y a la postre, apelan a principios antropológicos y éticos arraigados en nuestra naturaleza; principios tan evidentes como que la vida humana tiene que ser respetada y protegida en todas sus fases, pero muy especialmente allá donde más frágil e indefensa se halla. Y es natural que quienes han introducido la amoralidad como cimiento de la acción política, quienes han declarado abolidos todos los principios como medio para alcanzar los fines más execrables, quienes niegan la posibilidad de fundar las leyes sobre un razonamiento ético objetivo, quienes -en definitiva- conciben la política como una asociación organizada para la libre delincuencia que «legitima» los crímenes mediante la mera aritmética parlamentaria se revuelvan furiosos, al comprobar que las palabras de Martínez Camino hacen rebullir en el ataúd a quien ya creían muerto.

    Para atreverse a resucitar a una sociedad que yace en el ataúd hace falta, desde luego, tenerlos muy bien puestos. Y es que los buenos curas, los curas capaces de resucitar a un muerto, deben ser célibes, pero en modo alguno eunucos.

14 de novembre de 2009

El cerebro del hombre y el de la mujer

Genial!

El hombre inquieto, de Henning Mankell

 
"El hombre inquieto"
MANKELL, Henning
Tusquets Editores 2009

La vida del inspector Kurt Wallander ha cambiado ligeramente: no sólo ha hecho realidad su sueño de tener una casa en el campo, sino que, además, su hija Linda lo ha convertido en abuelo. Sin embargo, su tranquilidad se ve perturbada poco después, un día de invierno de 2008, cuando el suegro de Linda, un oficial de alto rango de la Marina sueca llamado Hakan von Enke, desaparece en un bosque cerca de Estocolmo. Aunque la investigación la dirige la policía de Estocolmo, Wallander no puede evitar implicarse, sobre todo cuando una segunda persona desaparece en misteriosas circunstancias.

Como ya anunció el autor, éste es el último libro de la serie Wallander, aunque no resulta muerto. La verdad es que me encanta esta autor y este protagonista. La trama engancha, no es morbosa, y está plagada de pequeños detalles que hacen que Kurt Wallander sea profundamente creíble. Sus desesperanzas, miedos, intuiciones, gripes, paseos al perro, catarros, iras, caprichos y un profundo anhelo trascendente que no sabe satisfacer porque para él Dios no existe, no sabe qué ni Quien es, no lo conoce. Tiene sesenta años, (en el primero de los libros de la serie tiene cuarenta años, padre divorciado con una hija adolescente), se enfrenta a la próxima jubilación y tiene pavor a envejecer y parecerse a su padre. Por otra parte es un buen hombre que se hizo policía para estar en el bando "correcto" y ayudar a librar su ciudad de "alimañas", con un comportamiento personal bastante ético. Produce ternura. Hay numerosas referencias a libros anteriores, pero no suponen una dificultad para los que no los han leído.

Curiosamente he adivinado la trama. No sé si es intención del autor que así ocurra. Quizás se lo pregunte.

7 de novembre de 2009

Apologia pro Vita Sua, de John Henry Newman

"Apologia pro Vita Sua. Historia de mis ideas religiosas"
Newman, John Henry
Ciudadela 2009

En 1864, John Henry Newman, para defenderse de las acusaciones de insinceridad que el polemista Charles Kingsley presentó contra él, decidió escribir el relato de su vida. De esta anecdótica controversia surgió una de las autobiografías más personales, íntimas e influyentes de la literatura occidental. La temática es la conversión de Newman dels anglicanismo a la Iglesia católica; una historia que versa sobre el valor de nuestras propias elecciones.

Nada fácil este libro, si no se está al caso de lo ocurrido con el movimiento de Oxford de 1830. Pero muy rico e impresionante, porque se desvela la rectitud, buen trabajo y búsqueda de la verdad por parte del autor, que finalizó en el encuentro con la Iglesia católica pese a los muchos prejuicios (era el anticristo) que tenía contra ella.

He encontrado a faltar notas a pie de página de la editorial y del traductor para orientar al lector correctamente en lo que leía. Yo he tenido que buscar información fuera del libro para estar bien situada. Creo que tampoco está demasiado bien traducido. En fin, para quien tenga auténtico interés en le tema.

6 de novembre de 2009

Google Trucs

Trucs per utilitzar el buscador Google per a altres coses o afinant més... Maximitza la finestra per a veure-ho millor.

5 de novembre de 2009

Gitanillo de Can Tunis

Impresionante vídeo de La2. Un gitanillo de once años, mientras conduce un coche paseando por su barrio, nos cuenta la vida de éste y sus aspiraciones personales. Pensando en mis alumnos que lo tienen todo y pasan de todo (algunos), me hierve la sangre al ver cómo tiran a la basura las oportunidades que les brinda la vida.


1 de novembre de 2009

La hija del optimista, de Eudora Welty

"La hija del optimista"
Eudora Welty
Impedimenta 2009

Premio Pulitzer 1972. Narra la historia de Laurel Mc Kelva, una mujer de mediana edad que viaja a Nueva Orleans para hacerse cargo de su padre, un juez retirado que ha de someterse a una operción quirúrgica. El juez no logra recuperarse y muere lentamente. Laurel se hace cargo de todo bajo la mirada de la segunda mujer de su padre, más joven que ella.

Original novela, donde la autora, más que describir el estado de ánimo de Laurel, relata con bastante imprecisión  los personajes que acuden al velatorio de su padre, las amistades, el comportamiento del doctor... todo de modo muy indirecto, pues difícilmente el lector llega a poder imaginar la apariencia de lo que se relata o la personalidad o intenciones de los secundarios, que llenan el relato. Al final queda la impresión de la importancia de las raíces de cada cual: la casa donde ha vivido, las experiencias que componen la propia biografía, sustancia y componente esencial de la intimidad de la persona. Un 9. Para minorías.

La maravillosa historia de Peter Schlemihl, de Adelbert von Chamisso

"La maravillos historia de Peter Schlemihl" 
Adelbert von Chamisso
Ilustraciones: Agustín Comotto
Nórdica Libros

Novela escrita en 1814, reeditada ahora por Nórdica Libros. Es un clásico de la literatura romántica alemana. Nos cuenta las desventuras de un joven que cierto día cae en la tentación de vender su sombra aun extraño personaje a cambio de una bolsa mágica de oro, que nunca se vacía. A partir de ahí su vida es una auténtica tortura pues sus semejantes, en cuanto se dan cuenta de su carencia lo rechazan asustados.

Literatura no habitual, me ha gustado leerlo. Es corto, como un cuento, y se pueden sacar muchas conclusiones positivas, aunque el trabajo es todo del lector. Un 8.


Sida, diarrea y neumonía

Denuncia el The New York Times que un mayor número de niños mueren de diarrea y neumonía en África que las personas que mueren del sida. Sin embargo, las ayudas se dirigen a erradicar esta enfermedad y no estas otras dos, que sería además en comparación, muy barato. ¿Por qué? Porque simplemente son menos glamurosas.

2007
Sida, mueren 2.000.000 de personas.
Neumonía i diarrea, mueren 3.500.000 de niños menores de cinco años.
        
Nigeria y Etiopía: Sida, mueren 375.000 personas. Ayuda de EEUU de 750 millones$
                          Neumonía y diarrea, mueren 540.000 niños. Ayuda de EEUU de 35 millones$

Más información: Aceprensa


Corrupción y avaricia

Muy esclarecedor me parece este artículo de La Vanguardia de hoy, donde Saranyana equipara la corrupción política a trabajar mal . Creo que si todos nos propusiéramos trabajar mejor, cambiarían las cosas. Ha llegado un momento en que los que nos esforzamos por cumplir nuestro deber del mejor modo posible y pensando en los demás, somos unos ingenuos, como poco. Pues pienso  que el mundo sería mejor si fuéramos más los que trabajamos así.

Corrupción y avaricia

Josep-Ignasi Saranyana


En estos momentos en que la política pasa por momentos bajos quiero hacer una defensa de la política", decía Lluís Foix hace unos días. "Ni todos los políticos son corruptos, ni todos los periodistas somos vasallos, ni todo un país está encharcado en la delincuencia, ni todos los jueces no cumplen con su deber".

Una de las debilidades de la naturaleza humana es la avaricia. Esto viene de lejos, y tiene mucho que ver con el "lamentable episodio de la manzana", es decir, con el pecado original, se crea o no. Hay un virus en la naturaleza humana que inclina viciosamente a atesorar bienes superfluos, a sustraer la hacienda al prójimo, a no pagar lo que es justo, a no contribuir a las cargas sociales en la proporción requerida y a trabajar menos de lo debido (lo que ahora se denomina "poca productividad") y a otras cosas parecidas.

Hace un par de semanas ÁngelesCaso comentaba, en el Magazine de La Vanguardia la historia de un matrimonio amigo que compró un piso de segunda mano, que debían reformar, y que no conseguían - en una época de crisis, con poco trabajo y bastante paro-que electricistas, fontaneros, cristaleros, pintores, carpinteros y demás gremios, atendieran el teléfono, aceptasen trabajar en la casa, o presentasen presupuestos razonables. Yo he tenido una experiencia semejante: una compañía de seguros, que me cobra puntualmente una póliza desde 1982, ha tardado cinco meses y medio en contestar a tres preguntas que les había formulado. No valieron ni siquiera mis veladas amenazas de acudir a tribunales. No contestaban al teléfono, no acusaban recibo de los correos electrónicos, no me recibían. Al final tuve que recurrir a un intermediario honrado, amigo de uno de los jefes de la compañía.

No toda la corrupción es fraude al fisco, cohecho, prevaricación o tráfico de influencias. También es corrupción trabajar mal. Y en esto los cristianos tendríamos que ser muy ejemplares. Nuestro modelo, que es Cristo, todo lo hizo bien.

  J.-I. SARANYANA, historiador

27 d’octubre de 2009

Esclavitud y aborto

Artículo publicado en Expansión, de Eduardo Martínez Abascal. Comenta como a los abolicionistas de la esclavitud se les consideraba "fundamentalistas", igual que a los que ahora consideramos que sobre el aborto no hay consenso posible, porque el derecho a la vida es un derecho fundamental de la persona. No caben rebajas.

Esclavitud y aborto

Publicado el 21-10-2009 , por Eduardo Martínez Abascal

En pleno siglo XIX y en países tan desarrollados como Estados Unidos, la esclavitud se justificaba desde varios puntos de vista y con argumentos bastante moderados. La esclavitud –se decía– era esencial para el funcionamiento de la economía.

Había que elegir entre dos bienes contrapuestos: el sostenimiento económico de la mayoría de familias agricultoras del país y el bien de los esclavos. Por otra parte, la esclavitud había existido siempre y no había creado problemas hasta que los abolicionistas aparecieron. Además, los esclavos recibían en muchísimos casos una educación y unos estándares de vida que no tenían en su país de origen, etc. En definitiva, no era una situación ideal, pero era un mal menor. Para los más radicales, la esclavitud se justificaba porque los esclavos “no eran personas”, o “eran personas, pero menos”.

Por el contrario, los oponentes a la esclavitud parecían “fundamentalistas”: no había alternativa posible, “había que abolir la esclavitud”. Se basaban en un solo hecho: la esclavitud era radicalmente incompatible con la dignidad de la persona humana, y como este es un valor esencial, era innegociable, fueran cuales fueran los costes de la abolición. Al final, la realidad de la dignidad de la persona humana se impuso y la esclavitud fue abolida a finales del siglo XIX.

Pienso que los mismos argumentos se pueden aplicar hoy a la realidad del aborto. Se presenta como un mal necesario ante la elección del bien del niño y el bien de la madre. Todos los argumentos son de conveniencia, ante casos extremos (sufrimiento o muerte de la madre, malformación del niño, etc.). Los defensores del aborto parecen ‘moderados’ y los oponentes ‘talibanes’. ¿Por qué? Porque para unos, el tema del aborto es un asunto de conveniencia, y para otros es un componente esencial de la dignidad de la persona humana, como es el derecho a la vida.

Al igual que a lo largo de los siglos se fue avanzando en el concepto de la dignidad de la persona humana, incompatible con la esclavitud, hoy se ha avanzado mucho en el conocimiento del ser humano desde su concepción. La ciencia es clara al respecto: en el útero hay un ser vivo, y ese ser vivo sólo puede ser un ser humano, cuya custodia (no propiedad) es de la madre.

Pues bien, si hay un ser humano, no se le puede matar. Esto, que es tan claro hoy en día (no lo era hace siglos, ni incluso hace años), lleva a los ‘pro vida’ a ser ‘fundamentalistas’ (“no hay negociación posible”) como lo fueron los abolicionistas. Al final, no hay otra solución que la ‘abolición’ del aborto, compatible con resolver los problemas que llevan a la madre a abortar.

25 d’octubre de 2009

Despedidas


Uauuuuuuuuuuuuuu! preciosa, preciosa, preciosa. Estos japoneses son alucinantes. Solo ellos pueden hacer una película cuyo argumento son los avatares de un amortajador. Destaca la delicadeza con que se trata la muerte y el respeto que merecen los cadáveres humanos. Alucinante. ¿Qué director occidental sería capaz de conseguir una obra de arte con semejante tema? DeCine21.

Daigo es un joven violonchelista recién casado que trabaja en una orquesta de Tokio. Sin embargo, cuando ésta queda disuelta, Daigo queda desolado, pues además de perder el empleo se ve obligado a vender el violonchelo por falta de dinero. Además, el joven acusa en su personalidad el abandono de su padre cuando era un niño; está desorientado con su vida, no tiene claro su futuro musical y ha perdido la confianza en su talento. El joven matrimonio decidirá entonces trasladarse a la pequeña ciudad de Yamagata, en donde la madre de Daigo, recientemente fallecida, le dejó una pequeña casa en herencia. Una vez instalados allí, Daigo acude a una entrevista de trabajo en una empresa que se dedica a las despedidas. Él cree que es una agencia de viajes, pero esas "despedidas" resultan ser algo distinto. En realidad, la empresa NK se encarga de amortajar a los muertos, de prepararlos para el últimos adiós.


Mort a Istambul, de Petros Màrkaris


"Mort a Istambul"
Petros Màrkaris
Tusquets 2009

M'ha deixat aquest llibre, que feia temps que volia llegir, una amiga. No m'esperava gaire. M'ha entretingut, però el trobo pobretó. El més interessant és la informació que dona sobre la situació històrica dels grecs a Turquia a l'últim segle.

Després del casament de la aeva filla Katerina, el comissari Kostas Kharitos s'agafa uns quants deis de vacanes per viatjar a Istambul, una ciutat estretament vinculada a la hisròria de Gràcia. Envoltat de turistes, Kharitos visita esglésies, mesquites i palaus, degusta la gastronomia local i discutex no només amb la dona sinó tembé am els altres membres del grup amb els quals viatgen. Però tot plegat es capgira quan un fet aparentment tan banal com la desaparició d'una anciana en un poble de Grècia de sobte es converteix en un assassinat.

Per a lectors "lleus". Un 7.

23 d’octubre de 2009

"Empanada de laicidad"

Lúcido artículo pulicado en La Vanguardia del miércoles, de Pilar Rahola. Aunque no se considera creyente, con mucha razón comenta cómo no podemos ni debemos desprendernos de nuestras raíces, profundamente ancladas en el cristianismo, por una mal entendida laicidad, que no es sino laicismo.

Pilar Rahola

Hay una gran diferencia entre dejarse seducir por mundos nuevos y no saber de qué mundo venimos
En mi agenda vital no tengo cita con Dios, quizás porqué amo mis dudas y mis miedos, pero en casa montamos un magnífico pesebre. Y, por supuesto, mis hijos, educados en una escuela laica, enraizada en la tradición del gran pedagogo Pere Vergés, conocen el simbolismo católico. Cantan villancicos, se divierten preparando los Pastorets,y saben que Montserrat es, para una mayoría de los catalanes, una montaña de intenso contenido sacro. La nadala del Ramadà, cantada por los niños, es un momento álgido de nuestra Navidad familiar, que celebramos con dedicación. Nuestro comedor de casa convive, pues, en sana armonía entre una educación laica y una tradición católica, lo que somos y de donde venimos, y en la suma de la identidad milenaria que nos acoge, y los valores modernos que nos atañen, está la ecuación que nos define: laicos de cultura católica. Por supuesto, forma parte de esos valores respetar otras religiones y culturas. Pero hay una enorme diferencia entre dejarse seducir por mundos nuevos, y no saber de qué mundo venimos. Y si Catalunya tiene mil años, su tradición católica los acompaña.

Todo esto que he escrito no parece suficiente para algunos comisarios de la tontuna políticamente correcta. La nueva religión, impuesta a golpes de una alarmante empanada ideológica, quiere borrar de un plumazo la tradición de siglos e imponer un libro de estilo, cuyos parámetros no son ni históricos, ni identitarios, sino estrictamente ideológicos. Tenemos que ser multiculturales por decreto, no fuera caso que millones de personas vinculadas a una historia de siglos molestaran a los ciudadanos que vienen de fuera. ¿Que somos culturalmente católicos? Pues a borrarlo del mapa, para ser un poco musulmanes, judíos, budistas o seguidores de la bruja Lola y así, no siendo nada, somos de todo el mundo. La Arcadia feliz, en versión pijoprogre. O lo que es lo mismo, la desnaturalización de una cultura, por la vía de la imposición política. El último ejemplo de esta tendencia a capar nuestra identidad cultural lo ha protagonizado el Consell Escolar de Catalunya, que acaba de aprobar una propuesta para cambiar el nombre de las vacaciones de Semana Santa y Navidad, por las de invierno y primavera. Para ir haciendo boca, algunas escuelas públicas ya han eliminado los pesebres y Els pastorets,y no sé si hacen el Ramadán para acabar de ser solidarios. En fin, he escrito a menudo que me preocupa el relativismo ético de nuestra sociedad. Y así es. Pero no sé si me preocupa aún más la tontuna ideológica. Porque entre los que "tanto me da", y los que me da tanto, que saco las tijeras, capo la cultura de siglos e impongo un paternalismo estúpido, vamos mal por ambos lados. Del tantsemfotisme,al pijoprogresismo,la pregunta es quién resulta más peligroso para una sociedad. Y la respuesta es fácil: ambos son igual de letales.

20 d’octubre de 2009

"El Vaticano es la otra superpotencia"

Copio de La Vanguardia de ayer, una entrevista a John L.Allen, vaticanista, es decir, experto en informar sobre el Vaticano. Lúcido, claro y no se deja engañar por tópicos. Es decir, buen profesional.


El estadounidense John L. Allen jr. es uno de los vaticanistas de referencia en el actual papado de Benedicto XVI, sobre quien ha publicado dos biografías. En una entrevista para La Vanguardia,Allen analiza el actual momento de la Iglesia católica y la estrategia de Joseph Ratzinger.

¿Cuán importante es aún el Papa en la política internacional?

Más importante de lo que mucha gente piensa. La Iglesia católica tiene 1.200 millones de miembros esparcidos por todo el planeta. Aunque el Papa no puede pulsar un botón y que los católicos hagan algo, la línea que marca sí es importante para fijar las prioridades políticas, sociales y culturales de los católicos. El caso más obvio es el papel de Juan Pablo II en el derrumbe del comunismo en Europa. Él también fue la principal voz de rechazo moral a la guerra de EE. UU. en Iraq.

Usted ha escrito que la Iglesia católica es a la religión lo que EE. UU. es a la geopolítica.

Sí, es la otra superpotencia que queda. Cada vez que hay alguna iniciativa interreligiosa importante en el mundo, nadie presta atención a menos que participe el Papa. La Iglesia católica es la más grande y la más integrada verticalmente. Tiene una estructura de mando clara. Como ninguna otra religión. Nadie sabe quién manda en el islam, en el hinduismo o enel judaísmo. Igual que no hay solución a ningún problema político o económico global que no implique a EE. UU., no hay solución a ningún problema religioso o espiritual global que no implique a la Iglesia católica.

Y, además, posee un cuerpo diplomático.

Sí, no hay ninguna otra religión que lo tenga.

193 países mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede. Sólo unos pocos no: Vietnam, Corea del Norte, Arabia Saudí e Irán. No es una lista en la que te guste estar. La Iglesia católica está posicionada de manera única para ser una voz religiosa y de conciencia en los asuntos globales.

¿Qué misión cree tener este Papa?

Está muy claro que la tarea número uno para Benedicto XVI se dirige al interior de la Iglesia, no al exterior. Lo que intenta hacer es restaurar un fuerte sentimiento de identidad católica, qué significa ser católico y qué nos diferencia del resto. Por eso hay tanto cuidado por cómo se traducen los textos de la liturgia, tanta atención a los teólogos que, desde el punto de vista del Vaticano, están enseñando las cosas equivocadas. El proyecto principal de Benedicto XVI es restaurar un sentimiento de identidad católico fuerte, claro, musculoso. Su esperanza es que, si se hace, el catolicismo estará más unido y será más efectivo para llevar su mensaje al mundo.

¿Es este un Papa de transición, dada su edad?

Cada papa es un Papa de transición, pues ha habido 264 antes que él y probablemente habrá centenares después. Pero no creo que Benedicto XVI fuera elegido simplemente para mantener el asiento caliente unos pocos años. En el cónclave del 2005 los cardenales decidieron que el desafío más importante para la Iglesia es la crisis de fe en Europa, que es la parte del mundo más apática ante la fe o en algunos casos más hostil, y que alguien tenía que hacer algo. Creyeron que Benedicto XVI, que ha escrito y pensado sobre la situación de la fe en Europa durante decenios, sería el hombre. Lo que pasa es que Benedicto XVI es legendario por pensar a largo plazo. No le preocupa el titular de mañana sino la situación dentro de 200 años. No puedes esperar resultados inmediatos. Él trata de legar un magisterio que permita a la Iglesia superar la crisis de la secularización europea. La mala noticia para los periodistas es que debemos esperar 200 años para ver si funciona.

¿El próximo Pontífice puede ser negro o sudamericano?

Un finalista la última vez fue el cardenal argentino Bergoglio. ¿Es posible? Desde luego que sí. De esos 1.200 millones de católicos, más de 700 millones viven en Latinoamérica, Áfricay Asia. Sería pues ya hora de que hubiera un Papa del mundo en desarrollo. Pero cuando se reúnen los cardenales en el cónclave, no piensan en el pasaporte o la edad. Intentan, de verdad, escoger al que tenga más talento, más santidad, al mejor equipado para dirigir la Iglesia. Si resulta que es africano, perfecto.

¿Puede haber un cambio radical en la Iglesia parecido, por ejemplo, a la perestroika en la URSS?


Históricamente, el cambio en la Iglesia católica es una sorpresa. Ahí está la diferencia con los protestantes. Estos cambian constantemente. En la Iglesia católica, por el contrario, las cosas, en la superficie, parecen no moverse durante mucho tiempo hasta que, de repente, algo erupciona. Ocurrió con el concilio Vaticano II. Muy pocos anticiparon el cambio tan sustancial que traería. ¿Es posible otro cambio radical? Por supuesto, pero hoy por hoy no lo veo en el horizonte.

¿Cuál es el estado de salud del catolicismo a escala global?

Varía tremendamente según la región. A nivel estadístico, el catolicismo goza de la mejor salud en elÁfricasubsahariana. En 1900 había allí 1,9 millones de católicos; ahora, 165 millones. Los seminarios están llenos y las misas también. Eso no dice mucho sobre la calidad de la fe, pero, numéricamente, el catolicismo vive un boom. En algunas zonas de Europa sucede lo contrario. La asistencia a misa ha bajado al 4, 5 o6 por ciento. Los seminarios se mueren. La Iglesia tiene una influencia pública muy reducida. El Papa no logró ni una mención de Dios en la Constitución europea. Pero es peligroso y engañoso evaluar la salud de la Iglesia sobre la base de Europa. Es como estudiar el mercado de la Coca-Cola donde se bebe Pepsi. En la foto global, al menos a nivel cuantitativo, a la Iglesia católica le va bien.