20 d’abril de 2009

12


Ooooooooooooooooooh! ¡Magnífica película! Sin querer, he seguido la inmersión en Rusia, pues no sabía que estaba hecha por rusos: director, actores, producción, guionistas... Es una nueva versión de Doce hombres sin piedad. Un jurado popular de doce componentes es encerrado en un gimnasio escolar para que deliberen sobre la culpabilidad o no de un checheno de dieciocho años que presuntamente ha matado a su padre adoptivo ruso. Me ha hecho gracia que los tipos representados en la película son cómo me había imaginado el carácter ruso a través de los últimos libros leídos: pasional, sentimental, todo corazón, bastante brutos a veces. La película refleja la problemática de la Rusia actual: contrastes de clases, corrupción, desestructuración familiar, cada protagonista con sus fantasmas del pasado... Vale la pena verla. Son dos horas y media, pero no se hace pesada, a pesar que no sales del gimnasio. Solamente algunas imágenes ponen en antecedentes sobre la vida del joven checheno.

Fue nominada al Oscar 2008 a la mejor película extranjera. DeCine21.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada