1 de maig de 2009

HARMONIE UNIVERSELLE


Magnífico concierto al que acudí ayer noche. Trece instrumentistas formando una orquesta de cámara barroca: seis violines (dos concertinos), dos violas, dos violoncelos, una tiorba, un clave y un violón. A mitad de un Concerto de Haendel, al concertino y director musical se le rompió la cuerda aguda del violín. Terminaron el movimiento como pudieron y antes de continuar con el allegro final cambió la cuerda en el escenario mismo, sin retirarse, sin inmutarse. Tocaron cuatro Concerti de Haendel y dos de Vivaldi recientemente descubiertos. Y nos obsequiaron con un bis, que no sé qué obra era. Fantástico.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada