6 d’octubre de 2010

"La tía Mame", de Patrick Dennis

   
   
   
"La tía Mame"
Dennis, Patrick (1955)
Acantilado 2010

Un niño de diez años queda huérfano en la poco edificante América de mil novecientos veinte y es puesto bajo la potestad de una dama excéntrica, obsesionada por estar à la page, vital, caprichosa, seductora y adorable. Junto a ella, pasará los siguientes treinta años en una espiral incesante de fiestas, amores, aventuras y diversos golpes de fortuna. El lector, atónito, suspendido entre la fascinación de advertir muchos de los risibles tics de su propia época y la carcajada explosiva de quien se ve arrastrado hacia un vertiginoso torbellino, vivirá lo cómico en todos sus registros, «desde el dickensiano hasta el pastel lanzado a la cara» (en ajustadas palabras de Pietro Citati). Y todo ello por obra y gracia de una de las tías más inolvidables que haya concebido nunca un escritor moderno, cuyo perfume sentimos flotar en el aire, con las lágrimas presentes aún en nuestros ojos, mucho después de haber cerrado el libro.

Bien. Es un poco exagerado. Tiene gracia, pero para quien le hace gracia. No es desternillante. Me he reído a carcajadas en un fragmento. El libro sigue la evolución de Patrick desde los diez años, el colegio, la universidad, amoríos, matrimonio y paternidad. La sátira que hace de la sociedad burguesa americana de los años 20 y 30 está muy lograda. El estilo me recuerda a P. G. Wodehouse y sus historias de Jeeves. En fin, no acaba de ser mi estilo. Seguro que a otros os gusta muchísimo. Mi humor es distinto. Un 7.
 
 
 

2 comentaris:

  1. Desde luego que hay cambio de lo que dice la contraportada a lo que tú pones. Como tengo tanto pendiente, éste de momento no va a ir a la lista.

    ResponElimina
  2. Yo soy de las que ha disfrutado a rabiar con el libro. Animaría a leerlo, aunque quizás tu decepción venga de esperar algo muy cómico. A mí me parece irónico. Me gusta que fuerce las situaciones y me gusta dejar volar la imaginación creyendo que dentro de las etapas más difíciles de la historia (¿por qué no esta?) podrá existir un personaje como la Tía Mame, que no se toma en serio nada pero se apasiona por todo. Que se reinventa, se adapta, se entrega y fracasa una y otra vez, pero su propia mente cambiante es su mejor herramienta para no sucumbir a la realidad y no desesperarse.

    A mí me hizo pasar un buen rato.

    ResponElimina