4 de setembre de 2011

Incendies

 
 
  
Durísima e impactante película, no por lo que se ve, sino por lo que cuenta y sugiere. Ambientada en un país de Oriente Medio en plena guerra nacionalista y de religión, nos muestra como la violencia sólo causa más violencia y dolor y lo único capaz de romper esta espiral es el amor. Para público adulto, ejemplo de muy buen cine.

"Canadá. Dos gemelos veinteañeros, Simon y Jeanne, son testigos de cómo en pocos días la salud de su madre, Nawal Marwan, se resquebraja totalmente, de modo que acaba muriendo sumida en el más completo y desconcertante silencio. Cuando el notario amigo de la familia entrega el testamento de Nawal a sus hijos, éstos se enteran de que su padre no ha muerto -como ellos pensaban- y de que además tienen un hermano. El estupor y el disgusto son grandes, además de difíciles de digerir, porque para Jeanne y Simon esa noticia es la gota que colma el vaso en el anómalo comportamiento de su madre, que siempre actuó con ellos de manera extraña y aun distante. Ahora, la última voluntad de Nawal antes de recibir sepultura es que sus hijos busquen a su hermano y a su padre, y que les entreguen una carta a cada uno. Será Jeanne quien asuma la responsabilidad de iniciar las pesquisas, para lo cual se traslada a Oriente Medio con la intención de desentrañar la historia de su madre." DeCine21.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada