31 d’octubre de 2011

También la lluvia

   
   
Año 2000. Un equipo de cine español se encuentra en Bolivia rodando una película centrada en Fray Bartolomé de las Casas, Cristobal Colón y la colonización de América. Su trabajo cuestiona la ambición que movía a los conquistadores, subraya la pacífica existencia hasta entonces de los indígenas, y aplaude la defensa de sus derechos por parte de adelantados como De las Casas y el sacerdote Antonio Montesinos. Sin embargo las intenciones revisionistas del film chocan con el modo en que el productor Costa se jacta de que tiene extras nativos por cuatro perras, o las indicaciones que dan a su actor principal indígena, Daniel, para que no se involucre en las protestas contra el gobierno, que pretende privatizar la explotación del agua.

Inteligente película, donde una película está dentro de otra, y lo que se pretenden denunciar es lo que mueve a los protagonistas. Los personajes están bien definidos, lástima que no sepan hablar sin soltar tacos continuamente. De todos modos, una de las mejores últimas películas españolas. DeCine21.
  
  

"I un cop de vent els despentina"



I un cop de vent els despentina
Jesús M. Tibau
Cossetània Edicions 2011

A través del bloc, fa uns mesos, Jesús M. em va convidar a llegir el seu últim llibre i comentar-lo. Dons aquí està.
És un recull de narracions breus, poètiques, elegants, algunes tendres, altres cíniques, sempre intel·ligents... i molt ben escrites. Llegint-les et dones conte que moltes d'elles estan inspirades en fets reals, perquè hi ha coses que si no t'han passat o no te les ha explicat algú, no se t'ocorrerien mai. M'han agradat especialment les que barregen realitat i fantasia. I les últimes, que cada una és de dues-tres línies, em semblen magistrals. La concisió del relat curt sempre m'ha atret molt.
Tenint en conte que molta de la literatura catalana actual és bastant barroera (no sé per què aquesta moda), aquest llibre és com un oasis, que es llegeix amb gust i té qualitat. Un 8.
    
   
   


22 d’octubre de 2011

Muere Gadafi

   
   
Me ha sobrecogido la muerte de este dictador, como me sobrecogió la de Bin Laden y otro componente de Al Queada encontrado y asesinado hace poco. Nos estamos acostumbrando a que se mate a estas personas sin concederles el derecho de un juicio justo. Simplemente se las ejecuta cuando se las encuentra. Me parece una señal de deshumanización, como si un hecho de estas características estuviera justificado por si mismo. Jamás una persona deja de serlo para merecer morir como un perro, cuando se puede evitar. Y creo que en estos casos se podía haber evitado. Simplemente no se ha querido hacerlo. Me asusta.

"Liverpool Street"

   
Liverpool Street
Voorhoeve, Anne C. (2007)
Espasa libros 2010

Ziska vive en un pueblo alemán, y en 1938 constata con asombro cómo en el colegio empieza una persecución contra los judíos por parte de algunos compañeros. Tiene diez años y hasta ese momento no sabía que era judía, porque hace algunas generaciones que en su familia son cristianos. Se ve obligada junto con su amiga Bekka a forjar planes de huida y escondites por todo el pueblo. Cuando estalla la guerra, su madre la envía a Londres con un transporte de niños. Sus padres de acogida son judío practicantes, descubre allí sus raíces judías y pasa a ser Frances. Su único objetivo es conseguir un trabajo para sus padres para que puedan salir de Alemania.

Novela tierna, dura y profundamente humana. Los protagonistas son muy reales y están bien dibujados. La protagonista es un encanto, valiente y con personalidad.

Cada vez se escriben más libros, o a mí me lo parece, en que los niños son los protagonistas. Quizás porque estamos cansados del pedantismo de tantos escritores y artistas actuales que no hay quien los entienda, y es una forma de volver a la naturalidad del pensamiento lineal y de los sentimientos primarios, tan propios del hombre y que se hace más evidente en los niños. No sé. Bueno, la novela vale la pena. Un 9.
 
 

14 d’octubre de 2011

Destino oculto

  
  
Entretenida película, en la que Matt Damon tiene un papel romántico que pocas veces lo interpreta. creo recordar.
En la tierra hay una especie de Departamento de Ajustes los miembros del cual velan para que ningún ser humano se salga del destino señalado para él. Es una parábola sobre la libertad y el destino. Sencilla, pero está bien. Dirigido, puede hacer pensar. DeCine21.
 
  

10 d’octubre de 2011

¡Andalucía!

   
   
¡Bonito anuncio! Fuente: Publicidad y cine con valores.
  



9 d’octubre de 2011

La gaviota


"La gaviota"
Márai, Sándor
Salamandra 2011

No he entendido nada de este libro. Algunos del húngaro Sándor Márai me han gustado mucho, como "El último encuentro", "La mujer justa" o "Divorcio en Buda". Sin embargo creo que lo que queda pro traducir de esta autor ya no es lo mejor. Éste me ha sorprendido por su incomprensibilidad. Supongo que para los húngaros de su tiempo tiene más sentido. En fin, quizás lectores más sesudos lo entiendan mejor. Lo terminé porque es muy corto y está muy bien escrito. Un 6.

"Alto funcionario ministerial, culto, solitario y seguro de sí mismo, el hombre acaba de dictar una orden de enorme trascendencia, una decisión que en cuestión de horas afectará inexorablemente a millones de personas. Sin embargo, su aparentemente inmutable serenidad se resquebraja con la inesperada aparición de Aino Laine, una hermosa joven finlandesa de nombre poético y que tiene un parecido asombroso con la única mujer que el hombre amó, fallecida años atrás.

Entonces, contra lo que aconsejan la prudencia profesional y el decoro, éste invita a la joven desconocida a acompañarlo esa misma noche a la ópera. Da comienzo así entre ambos un diálogo íntimo y profundo, un juego de seducción no exento de riesgos, donde la pasión, la nostalgia y la fuerza destructora del destino obran una perturbadora transformación en el sólido equilibrio burgués de un hombre sensato y honorable."
 
  

8 d’octubre de 2011

"Cecily Saunders"


 Cecily Saunders
Boulay, Shirley du
Palabra

Hay personas que cuando mueren dejan un mundo mejor del que encontraron. Éste es el caso de esta mujer, creadora del movimiento Hospice de cuidados paliativos, extendido hoy por todo el mundo.

Literariamente hablando, el libro no es bueno, pero la historia de esta mujer, su tenacidad para llevar a cabo la vocación a la que creía estaba llamada, es fantástica. Para cualquier público, aunque algunos trozos se pueden leer en diagonal. Un 8, por el testimonio.

"La biografía de Cicely Saunders es una historia apasionante; es la historia de un compromiso, personal y profesional, para asumir el reto de no abandonar al enfermo al que la medicina ya no puede -porque no sabe- curar. La generosa determinación de esta inglesa del siglo XX ha sentado las bases de una revolución pacífica que ha cambiado el rostro de la muerte para miles de personas, gracias al nacimiento de los cuidados paliativos modernos y a un concepto novedoso de centro asistencial, conocido en todo el mundo como Movimiento Hospice.

Cicely Saunders, Dama del Imperio Británico, falleció en 2005 y su funeral, celebrado en la Abadía de Westminster, congregó a más de 1.800 personas; un testimonio elocuente del trabajo de toda una vida, que ha transformado el tratamiento del dolor y la asistencia a los enfermos que se encuentran en la fase final de su enfermedad a quienes les dice mirándoles a los ojos: "Tú importas por ser tú".

No es este un libro escrito para profesionales ni para expertos; es un libro para todos aquellos que sentimos miedo a morir con dolor y sin que nos entiendan o respeten, para todos los que hemos sido testigos de la muerte anunciada de un ser querido o para quienes tenemos que acompañar a quien está a punto de emprender su último viaje."
  
  

1 d’octubre de 2011

Tirantes, ombligos y tangas en el aula.



Ayer en una aula de 3º de ESO, 8:00h.:

"Arturo (nombre ficticio), si us plau, llença el xiclet a la paperera i canvia't de lloc."
El fulanito en cuestión sale del aula y se queda en la puerta.
"Per què no entres a classe?"
"¡Me acabo de comprar el chicle y quiero saborearlo.  No voy a desperdiciarlo!" Léase voceando.
Por supuesto ya no lo dejé entrar más, se subió con el profesor de guardia. ¡No saben donde están ni como comportarse! Es un alumno que nos ha llegado nuevo esta año, rebotado de otro instituto.

Copio a continuación la columna de hoy de Pilar Rahola, comentando una noticia de un colegio, aparecida hace poco en la prensa, al empezar el curso.

"Una escuela de Girona ha provocado la última noticia que nos devuelve a un debate recurrente. El colegio Les Alzines envió a casa a treinta chicas que vestían de manera muy exagerada. "Pero dónde van: ¿a la escuela o a la discoteca?", se preguntó la portavoz del centro y, a tenor de la descripción, sin duda las chicas iban a la discoteca.

Camisetas de tirantes, tacones altos, tal vez algún ombligo al aire y, si hago caso de lo que he visto en otras escuelas, incluso algún tanga escapado de los pantalones de cintura baja. No es que a la escuela se vaya como a la discoteca, es que muchos jóvenes creen que ambos lugares son el mismo. Y este problema que la escuela de Girona ha intentado resolver de manera expeditiva - después de aprobar una normativa-es el paisaje común de la mayoría de escuelas del país. Y no se trata de una exigencia moral,aunque el colegio esté vinculado al Opus. Pero antes de que toda la progresía saque el fusil porque es una escuela religiosa, habrá que reflexionar sobre la razón que tienen. Religiosa o no, la escuela no puede ser un lugar cualquiera, y tratarlo como tal es perderle el respeto. De hecho, el mismo respeto que se ha perdido hacia la mayoría de las instituciones de la sociedad, pérdida que ha ido paralela a la erosión que ha sufrido el concepto de autoridad. La escuela tendría que ser un templo, un espacio solemne donde el conocimiento, los valores y la convivencia, se concilian en la formación de los jóvenes. No es, pues, un lugar cualquiera. Muy al contrario, es el lugar más importante de la vida de un joven después de la familia. Sin embargo, desde que tuvimos una indigestión de mayosesentayochismo y confundimos la libertad con la jungla, hemos ido devaluando estas ideas fundamentales y la realidad es bastante explícita: ni el Parlamento, ni la policía, ni los médicos, ni los maestros, ni ninguna autoridad está bien vista y, en coherencia, se usa la pancarta de la libertad para cualquier acto de menosprecio, de imposición e incluso de vandalismo. Es como si quisiéramos retornar a los tiempos anteriores a las tablas de la ley, aquellas que nos enseñaron que la civilización nacía el día que supimos que no todo estaba permitido. Obviamente un ombligo al aire en la escuela no es el fin del mundo.

Pero es el síntoma de este pensamiento débil respecto a algunos de los conceptos más profundos de una sociedad. Es decir, es la expresión externa de un pasotismo que equipara inconscientemente aquello que es fundamental con aquello que es fútil. Por eso, muchos chicos confunden la escuela con la discoteca, porque no ven ninguna necesidad de establecer diferencias. Y, sin embargo, debemos enseñarles que no tienen nada a ver. A la discoteca van a divertirse, pero a la escuela van a formarse y, si no respetan este verbo fundamental de su existencia, nunca se respetarán a sí mismos."