23 de setembre de 2012

Tan fuerte, tan cerca



Preciosa película, donde se trata el tema de la búsqueda de sentido en la vida, y el papel de la madre, aunque éste sólo se vislumbra al final. La interpretación del chaval, impecable, magistral, a pesar de ser su primera y única película.

"Thomas, Linda y su hijo Oskar forman una familia muy unida, que vive en Nueva York. Oskar adora a su padre, y la unión entre ambos es completamente idílica, se compenetran a la perfección. Thomas es joyero y Oskar es un chaval muy, muy despierto, avispado como un adulto, o más si cabe. Sin embargo, un día en la vida de Oskar se convertirá para siempre en "el peor día": el 11 de septiembre de 2001. Y es que su padre estaba en una de las torres gemelas. Después de la tragedia Oskar está descolocado, no encuentra consuelo en su madre, y tan sólo su abuela, que vive al otro lado de la calle, parece tener algo de conexión con él. Mientras, el hallazgo de una misteriosa llave en el cuarto de su padre puede darle al chaval algo en que ocupar su tiempo: encontrar la cerradura correspondiente. Cada día Oskar recorrerá Nueva York con ese objetivo." DeCine21.

2 comentaris:

  1. La tendré en mente, aunque cada vez me apetece más las películas francesas por encima de las americanas, es increïble, pero lo están consiguiendo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, a mí también me gustan mucho las francesas. Por cierto, que tengo dos pendientes, ya de hace algunos años.

      Elimina