31 d’octubre de 2012

Prensa amarilla


¡Qué pena, pero qué cierto...!



Fuente

1 comentari: