21 de novembre de 2012

"En el mar hay cocodrilos"




En el mar hay cocodrilos
Geda, Fabio
Destino 2011

"Si naces en Afganistán en el lugar equivocado y en el momento equivocado, puedes estar seguro que aunque seas un niño ágil como una cabra puede haber alguien que reclame que tu vida le pertenece. Sobre todo si tu padre muere mientras trabaja para un hombre poderoso y la mercancía del camión que conducía se pierde. En ese caso, puede que, para evitar que te capturen, tu propia madre te diga que tenéis que salir de viaje y te lleve a Pakistán, donde, tras hacerte prometer que te convertirás en un hombre de bien, te abandone a tu suerte.

Ese trágico gesto de amor está en el inicio de la prematura vida adulta de Enaiatollah Akbari, y del increíble viaje que lo llevará a Italia pasando por Irán, Turquía y Grecia. Toda una odisea que lo pone en contacto con la miseria y la nobleza de los seres humanos y durante la que, pese a todo, conserva la ironía y una maravillosa sonrisa."

Esperaba más de éste libro, porque me lo habían comparado con "El secreto de mi turbante", que me parece espectacular. Pero se lee bien, el protagonista tiene una presencia de ánimo admirable. Me parece alucinante toda la red que hay de traslado de clandestinos a través de países. Aquí nos llegan las pateras, pero no es lo único que hay. Lamentable, y tristísimo, sobre todo las circunstancias que empujan a estas personas a emprender un viaje que lo más probable es que termine con la muerte. Deplorable. El libro, un 7.

En la foto el protagonista y el autor del libro.

3 comentaris:

  1. Entretenido, yo lo recomendaría a adolescentes...básicamente porque es corto (!qué horror!)

    ResponElimina
  2. Ys lo conocía por otra reseña, parece que está un poco de moda, pero me quedo con que no te ha gustado demasiado.

    ResponElimina
  3. Pues a mí me gustó. Me pareció un libro que tiene un tono muy positivo, pues en los momentos más difíciles se ven destellos de esperanza y detalles de humor. Por otro lado, es muy fácil de leer y no se hace pesado.
    Un abrazo
    Gise

    ResponElimina