30 de març de 2013

Kiseki



Bonita película japonesa. Lo malo es que está subtitulada. Dos hermanos pequeños, muy distintos, uno vive con su madre y el otro con su padre. Se inaugura un nuevo tramo del tren bala, y deciden acudir al lugar exacto donde se cruzan dos trenes para pedir un milagro. Una panda de amigos los acompañan, cada uno para pedir su propio milagro. El tema es el sufrimiento de los niños de las familias rotas, pero con ingenuidad, con ternura. Vale la pena.


1 comentari: