22 de març de 2014

Putin y Hitler



Autorizada opinión sobre el conflicto de Crimea, de B. LO, especialista en política exterior rusa, Chatham House, Londres, publicada hoy en La Vanguardia.

La crisis de los Sudetes de Crimea


"Una vez que Crimea ha votado en favor de la secesión, la agitación en Ucrania aviva un ambiente cargado entre Rusia y el tándem EE.UU.-UE. ¿Representan los líderes estadounidenses y europeos una nueva versión de la crisis de los Sudetes de 1938?


Inmediatamente después de la anexión de Austria por la Alemania nazi, Hitler dirigió su atención a la etnia alemana residente en los Sudetes de Checoslovaquia. Primero exigió la cesión de los Sudetes a Alemania, obteniendo un relativamente fácil acuerdo del primer ministro británico Neville Chamberlain y su homólogo francés Édouard Daladier. Hitler, acto seguido, elevó sus exigencias para incluir la ocupación militar alemana de la zona. Al calificar tanto Chamberlain como Daladier la cuestión de “conflicto en un país lejano entre personas de las que no sabemos nada” y, por tanto, no merecía la pena desafiar a Hitler por ello, reconocieron la ocupación firmando los acuerdos de Munich. Al hacerlo, reforzaron considerablemente a Alemania y envalentonaron a Hitler.


Ciertamente, Vladímir Putin no es Hitler, Rusia no es la Alemania nazi (o la Unión Soviética, para el caso) y el mundo no hace frente al mismo panorama apocalíptico que se desplegó en 1939. Sin embargo, hay algunas analogías de importancia entre los Sudetes y la crisis de Crimea.
La más clara es la presencia de una mayoría de expatriados en la zona ocupada. Los rusos son casi el 60 % de los dos millones de habitantes de Crimea y muchos están más estrechamente vinculados a su tierra “materna” que a Ucrania. Los tres millones de alemanes de los Sudetes sentían mucha más lealtad hacia Alemania que hacia Checoslovaquia y una abrumadora mayoría abrazó el Tercer Reich.
De hecho, el pretexto de Putin para la ocupación y la anexión –proteger a la población local– es el mismo que el de Hitler. Hasta fecha reciente, Putin mostró escaso interés en los asuntos de Crimea más allá de la renovación del contrato de arrendamiento de la base de la flota del mar Negro. Pero desde la revolución ucraniana, la supuesta vulnerabilidad de la población rusa local ante los “fascistas” se ha convertido en una cuestión emblemática y en una excusa para la intervención militar rusa. Hitler utilizó un pretexto similar al exigir la transferencia del territorio de los Sudetes de Checoslovaquia.

Putin tiene algo más en común con Hitler: el punto de vista de que el país que ocupa es, de alguna manera, una realidad “artificiosa”. Aunque Putin no ha impugnado formalmente la independencia de Ucrania, nunca ha ocultado su opinión de que no es un “verdadero país” y se ha referido a él como parte del “mundo ruso”. Del mismo modo, para Hitler, Checoslovaquia era un conglomerado artificial de naciones y regiones dispares.

Hitler trató de destruir Checoslovaquia. Seis meses después de separar los Sudetes, abrogó los Acuerdos de Munich al ocupar la totalidad de Bohemia y Moravia y convertir las tierras checas en un protectorado alemán, al tiempo que colocaba un régimen títere en Eslovaquia. Si Putin tiene planes similares, empezaría con la anexión de Crimea –ahora, según parece, un trato hecho– seguido de una presencia militar directa en el este de Ucrania y, posiblemente, algún género de partición a largo plazo. Por supuesto, como Hitler, Putin no se halla interesado sólo –o sobre todo– en la zona ocupada. Trata de proyectar su poder más allá.

También existen sorprendentes similitudes entre las respuestas de los líderes occidentales a las dos crisis; es decir, su renuencia a actuar de manera resuelta. De hecho, parecen escasamente dispuestos a respaldar sus advertencias de “costes” y “consecuencias” con medidas importantes como congelar activos, sanciones comerciales y restricciones de desplazamientos, reforzando así la creencia de Putin de que seguirán optando por sus relaciones con Rusia sobre la protección de la integridad territorial de Ucrania. Esta timidez recuerda la política británica y francesa en 1938. ¿Qué lecciones cabe extraer de la comparación entre las crisis de Crimea y de los Sudetes? Cualquier tipo de diálogo con Putin será infructuoso, a menos que los líderes occidentales adopten un enfoque resuelto, articulado de acuerdo con objetivos concretos y no según falsas “asociaciones estratégicas”. A la inversa, el menosprecio –como la acusación de Obama, en el sentido de que Rusia está “en el lado equivocado de la historia”– no tiene sentido.

Occidente debería dejar de reaccionar frente a Putin con “conmoción y temor reverencial”, conmoción ante el hecho de que puede actuar con tanta aparente impunidad y temor reverencial ante su brillantez táctica constatada. Europa y EE.UU. tienen mucha más influencia que Rusia, con su atrofiado sistema político y su modelo económico agotado. Lo que les falta es la voluntad de aceptar los costes económicos y políticos de la defensa de los valores que dicen defender.

Los líderes occidentales deben reconocer que el apaciguamiento no puede garantizar la paz y la estabilidad en Europa. Cuando se trata de un líder cuyo credo se define por la noción de que “los débiles reciben una paliza”, los gobiernos occidentales deben mostrar su determinación, sin sacrificar la flexibilidad. Sólo sobre esta base puede abordarse la crisis en Ucrania sin comprometer de modo esencial la seguridad transatlántica.

18 de març de 2014

El legado de Bourne



Película de acción trepidante. Entretenida y grata de ver.

Después de que el programa de espionaje Treadstone, del que era pieza clave Jason Bourne, escandalizara a la opinión pública, las agencias secretas de Estados Unidos quieren enterrar –o al menos, “hibernar”– todos sus planes de dudosa legalidad. Uno de ellos es el programa Outcome, que ha creado agentes prácticamente superinvencibles, con su cerebro y su cuerpo hiperestimulados, aunque al precio de depender de unos fármacos. Como elefante en una cacharrería, los hombres liderados por coronel retirado Byer eliminan a todos los agentes y científicos relacionados con el programa. ¿A todos? ¡Noooo! Sobreviven el duro agente Aaron Cross y la doctora Marta Shearing, que deben emprender una vertiginosa carrera hacia delante para eludir a sus perseguidores. DeCine21.




16 de març de 2014

"El estafador"




El estafador
Grisham, John
Plaza y Janés 2013

Nueva entrega del abogado Grisham. Está bien, pero la he visto esta vez poco creíble. Es una trama muy inteligente. Un 7.

"Malcolm Bannister, abogado penalista que ejerce su profesión en una pequeña localidad próxima a Washington, se ve envuelto en el turbio negocio de uno de sus clientes sin haber tomado parte en él. Esto no impide su condena a 10 años de prisión, sentencia que los tribunales deseaban imponer como ejemplar sin reparar en la verdadera culpabilidad de los imputados.
Jueces y directivos de prisiones se dejaron llevar por presiones políticas al establecer las penas como aviso a futuros infractores. El protagonista, de raza negra, a lo largo de años de injusta condena ha soportado el rechazo familiar, el divorcio de su mujer y alejamiento de su hijo y la ruina de su escaso patrimonio, empleado en el pago de las costas procesales. Ante el rechazo sistemático de los intentos de lograr la revisión de su causa, decide recurrir a una trama ilegal para recuperar la libertad y resarcirse de los perjuicios económicos ocasionados. Cuando un juez federal aparece muerto de dos disparos en la nuca, en su refugio de montaña en compañía de la última de sus amantes, Malcolm convence al FBI de que puede identificar al asesino y aportar las pruebas necesarias para su detención a cambio de ser liberado de la cárcel y recibir la recompensa ofrecida por la captura del criminal. El truco surte el efecto pretendido, aunque Malcolm exige nuevas ventajas que el FBI y la policía se ven forzados a conceder aun a sabiendas de que, esta vez, el astuto abogado actúa de mala fe. La novela, escrita con estilo ágil y hábil manejo de la intriga, pone de relieve los fallos de las instituciones americanas que, bien manejados por un experto pueden alterar el funcionamiento corrupto del complejo entramado de los tribunales y de la policía judicial."

15 de març de 2014

L'Escolania de Montserrat als EEUU.



Comença la gira pels Estats Units de l'Escolania de Montserrat.

El diari nord-americà 'New York Times' es fa ressò de la primera gira pels Estats Units de l'Escolania de Montserrat, que començarà aquest dijous amb un concert a la cèntrica església de Saint Thomas, a Nova York.

El rotatiu dedica un reportatge de 5 minuts –'Les veus de Monserrat'– a l'Escolania i destaca que es tracta del "cor de nens més antic d'Europa". Font: Diari "Ara"

Els americans al·lucinen. La Vanguardia...

"De pronto llega el momento.

Los niños se despliegan. El que ocupa la parte central en la zona del altar, en solitario, ejerce de voz protagonista. El resto, el acompañamiento, se distribuye por los laterales del recinto. "Lo hacen para utilizar la acústica de la sala y crear un efecto increíble", murmura el señor de la fila de atrás.

Acierta. El efecto es increíble. Envolvente. Brota la emoción. Incluso la bondad de sentimientos. La pareja de al lado, que susurra en catalán, se abraza. Ella le deja un beso en la mejilla. Sin ánimo de poner en duda su felicidad lejos de casa -porque son de los que viven y trabajan en Estados Unidos-, aquí la nostalgia les ha golpeado.

Queda una canción más en el programa, pero la interpretación de El cant dels ocells por la Escolania de Montserrat ha sido electrizante, el punto culminante de la velada en la iglesia de Saint Thomas.

Sucedió la noche del jueves en la Quinta avenida de Nueva York. De Montserrat, el corazón espiritual de Catalunya, a la ciudad de las ciudades, a la capital del mundo. 

El que ha llevado la voz cantante se llama Roger Toran Arnau, natural de Vic, de 11 años y estudiante de sexto de primaria.

-¿Qué has sentido ahí, solo frente al auditorio?

-Felicidad.

Así concluyó la noche para "una institución con más de 800 años de historia hace historia", como subraya Bernat Vivancos (Barcelona, 1973), el director de uno de los coros de chicos más antiguos de Europa. Si bien en los últimos tiempos se han aventurado a salir de la basílica, este viaje significa su irrupción en Estados Unidos.

Su debut arrancó de forma privada el miércoles en Nueva Jersey, donde cantaron para la sociedad americana de una empresa catalana -Fluidra-, que está integrada en la fundación del monasterio.

Cuando recibieron la invitación, explica el padre Sergi d'Assis, prefecto de la Escolania, comprendieron que era la ocasión para realizar una minigira. Integrados en los actos del Tricentenari, y con la colaboración del Institut Ramon Llull, d'Assis asegura que "emprendemos esta ruta con la conciencia de ser embajadores culturales de Catalunya". Tras Nueva Jersey, en Nueva York se celebra el que se considera el verdadero debut de los chicos "que cantan como ángeles". Su trayecto les conducirá el fin de semana a Washington con el mismo programa, "Montserrat y Catalunya, mil años de música".

El prefecto habla de la buena salud de la institución. La familia y la sociedad habían cambiado. La Escolania hubo de actualizarse. Han relajado las normas y permiten que los niños vayan a casa de viernes a domingo y les conceden dos meses de vacaciones en lugar de uno. Tienen 53 -han cruzado el charco 41- y han remontado las crisis de principios de siglo, en que sólo contaban con 35. Su edad oscila entre los nueve y los 14 años. 

Para la mayoría es su primer viaje a la Gran Manzana. Roger Toran, estudiante de piano y oboe, es uno de ellos. "He visto cosas que veía en las películas", dice.

Los cantores se están quitando la saya después de disfrutar de una larga ovación. Roger Toran cuenta que escribe un diario de su viaje. Le han impresionado las vistas desde el Empire o que la gente le responda "con mucha alegría".

-¿Qué es lo primero que les explicarás a tus padres?

-Primero les daré un beso y un abrazo muy grande."

Font: La Vanguardia

Receta para aprobar en casa



Por fin un estudio con sentido común. Ésto es lo que constatamos cada día los profesores en el aula. Resumen de una tesis doctoral de la UIC, aparecida hoy en La Vanguardia.

"El éxito escolar no es sólo cosa de los alumnos, ni de la escuela, ni de los profesores, ni de las políticas educativas. Los padres también tienen su parte de responsabilidad. No hay que asustarse. Existen ciertas pautas que, bien aplicadas, pueden ayudar a mejorar el rendimiento académico de los hijos. La tesis La pedagogía del esfuerzo en el ámbito familiar y su relación con el rendimiento académico, defendida por la doctora Beatriz Lucaya en la Universitat Internacional de Catalunya, ha identificado los mecanismos que siguen los padres para transmitir la cultura del esfuerzo con éxito. Esta profesora de Economía y empresa entrevistó a 52 estudiantes de segundo de bachillerato y a 49 familias para averiguar cómo influyen los padres en el ámbito escolar.

Las conclusiones han resultado muy claras. Todos los progenitores cuyos hijos tienen un rendimiento académico alto coincidían en cinco puntos. Primero: predican con el ejemplo. Son los primeros que se esfuerzan en sus quehaceres para que los hijos entiendan que, sin emplearse a fondo, no se llega a ningún sitio. Segundo: la disponibilidad de tiempo. Esta no tiene nada que ver con la jornada laboral. Se trata de encontrar un momento durante la semana para hablar con los chicos, escucharlos, hacer algo con ellos... En tercer lugar destaca el establecimiento de normas claras -hay que saber decir no-; cuarto, la ayuda para inculcar unos hábitos de estudio -organizar el tiempo y las tareas, aprender a hacer esquemas o resúmenes- y, por último, la comunicación con el centro educativo. Estos cinco mecanismos juntos aparecen en todos los casos de éxito escolar -entendido como el alumno que da lo mejor de sí-. 

Pero también existen obstáculos para transmitir esta cultura del esfuerzo. El principal se encuentra en algo tan cotidiano como las pantallas. Móviles, tabletas, ordenadores roban mucho tiempo a los adolescentes -y a los padres- y muchas familias no saben cómo lidiar con ello. La abundancia material en la que viven los hijos supone otro factor que no ayuda a que valoren el trabajo duro. Algo que tener en cuenta en su educación."

En cuanto las pantallas, hay una solución: pactar, con consenso, desde el principio su uso en casa. De hecho, las pantallas las tienen porque las compran los padres.



14 de març de 2014

Ni uno menos



Esta película es bastante antigua, pero no la había visto. Está bien. Es tierna, y sitúa en la China actual, la enseñanza en los medios rurales. DeCine21.

"Wei es una niña de 13 años que, sin comerlo ni beberlo, se convierte en sustituta del profesor de una remota aldea china. La pobre hace lo que puede para mantener a raya a los chicos, pero la cosa no es tan sencilla; aunque, como tiene buena voluntad, la cosa va avanzando, a veces casi por casualidad. Cuando uno de sus alumnos se fuga a la ciudad ella, dispuesta a cumplir la promesa de no perder a ninguno de sus pupilos, parte para allá dispuesta a todo para encontrarle."

Eutanasia para los niños...



Tras el anuncio de la posibilidad de la eutanasia para los niños en Holanda, Aceprensa publicó éste artículo, que como está en abierto, copio el enlace. Impresionante. ¡Y encima es guapísima!
Aceprensa

Joni Eareckson Tada se quedó tetrapléjica con 17 años tras un accidente buceando. Después de un periodo de depresión, se convirtió en una defensora de la dignidad de las personas con discapacidad. Hoy tiene más de 60 años y ha fundado una institución con sedes en más de 15 estados norteamericanos.







El gran Gatsby



No he leído el libro, pero esta película está super bien ambientada. Se puede hacer el paralelismo con la sociedad actual. ¡Qué poco cambiamos...! Me he descargado el libro para poder leerlo. DeCine21

“El gran Gatsby” cuenta la historia de un aspirante a escritor, Nick Carraway, que deja el medio oeste y llega a Nueva York en la primavera de 1922, una época de relajamiento moral, deslumbrante jazz, reyes del contrabando y en la que la Bolsa sube como la espuma. Nick, que busca su propia versión del sueño americano, tiene como vecino a un misterioso millonario que da muchas fiestas, Jay Gatsby, y al otro lado de la bahía están su prima Daisy y el mujeriego marido de sangre azul de ésta, Tom Buchanan. Así es como Nick se verá inmerso en el mundo cautivador de los súper millonarios, sus ilusiones, amores y engaños. Nick, mientras asiste a sus vidas como testigo, dentro y fuera del mundo en el que habita, escribe una historia sobre un amor imposible y sobre sueños incorruptibles, y contempla una tragedia de alto octanaje, reflejo de nuestra época moderna y sus dificultades. 




Sin retorno



Una buena película para fórum. Una mentira que se mantiene, para ver si puede arreglarse sola, que acaba marcando de por vida a los tres implicados en ella y sus respectivas familias. El desenlace es brutal de bueno. Este cine argentino está muy bien. Es muy humano. DeCine21.

"Una infausta noche el joven Matías atropella a un hombre y se da a la fuga. El padre de la víctima arma un revuelo en los medios de comunicación, acusa a la justicia de no dedicar la atención debida al caso. Fede, humorista ventrilocuo de profesión, tiene la mala suerte de que varias pruebas circunstanciales le incriminan en el atropello."


3 de març de 2014

El debate sobre el aborto es ideológico (2)


Vuelvo sobre el tema, con un artículo de Josep Ignasi Saranyana, aparecido el domingo en La Vanguardia. No puedo estar más de acuerdo. De aquí a unos años, no sé cuantos, los humanos se avergonzarán de haber haber hecho leyes pro aborto, como nosotros nos avergonzamos de la época esclavista.


"Una nación que obstaculiza el nacimiento de los concebidos, es una nación que socava sus propios fundamentos. He aquí una afirmación rotunda y casi populista. Sin embargo, no temo provocar al proferirla, porque lo mismo hacen, sin calcular todas sus consecuencias, quienes se oponen a ella.

En la historia ha habido de todo en este tema; incluso han coexistido posiciones contrarias en un mismo ámbito, como en el helenismo, donde los seguidores de Hipócrates compartían mesa con los abortistas. En un asunto tan delicado, los cristianos se empeñaron desde primera hora en luchar contra las crueles costumbres del imperio romano, que toleraba echar al Tíber los niños no deseados. Durante siglos, los creyentes se han mantenido firmes en su posición, a pesar de los altibajos de la civilización. Es oportuno citar un texto de Tertuliano, cristiano a fines del siglo II, criticando la práctica abortiva, tan extendida en el imperio.En su Apologeticum decía: “No hay diferencia entre matar al que ya nació y desbaratar lo que se apareja para nacer, pues también es hombre lo que comienza a ser como fruto de aquella semilla”.

Cuando las cosas parecían ya resueltas o por lo menos se creía amortiguado el espíritu abortista, este ha rebrotado con fuerza hace cien años. No hay victorias definitivas en la historia. Recordemos el caso de la esclavitud, que se suponía erradicada a comienzos del siglo XV y se reavivó con una crueldad inimaginable con los descubrimientos geográficos.

La famosa sentencia del Constitucional español, de 1985, se refería a dos derechos: del concebido (derecho a nacer) y de la madre (derecho a la buena fama, salud y otras cosas, pero no a matar). Y añadía que, cuando parece que los derechos de ambos se contraponen, es decir, cuando se considera que hay colisión entre las dos vidas protegibles, podrá prevalecer, en determinados casos, el derecho de la madre al derecho del concebido.

Pues bien, es aquí donde irrumpe la Iglesia con una posición muy diferente: ella estima que siempre hay que defender los dos derechos. La vida va siempre por delante, hasta donde se pueda y tanto como se pueda. Jamás provocar directamente la muerte del más débil. ¿Difícil? “Donde no hay batalla, no hay cristianismo”, como decía Benedicto XVI."