24 de juliol de 2014

El molino y la cruz (2011)




Dios, qué peli tan rara. Este es el cuadro en la que está basada. Es decir, el director lo que hace es adentrarse, prácticamente sin palabras en un cuadro, contando las historias de los diversos personajes que aparecen. ¿Me ha gustado? No. ¿Tiene mérito? Muchísimo.

"El film es como un fresco vivo del propio lienzo de Bruegel, que data de 1564, época en que los españoles dominan con mano dura y crueldad extrema los Países Bajos, hechos que se muestran con explicitud. De modo insólito Majewski convierte en relato fílmico las escenas estáticas del cuadro, de modo que ofrece prodigiosamente una pintura que respira a través de sus personajes, amantes, matrimonios, mercenarios, niños que juegan, mercaderes, banqueros, ajusticiados etc., mientras el propio Bruegel (Rutger Hauer) se pasea por esa tierra, que es la suya y va concibiendo su creación. Esa puesta en escena –muy superior a otros anacrónicos intentos similares, como la acartonada La inglesa y el duque o la desagradable burla rembrandtiana La ronda de noche–, adquiere en El molino y la cruz una inusitada perfección, de belleza subyugante, que hace al espectador vivir y sentir el cuadro milagrosamente, como si fuera uno más entre los que se pasean por las verdes colinas, las casas de madera, las calles de piedra, bajo el cielo nublado y los chillidos de los cuervos que comen los ojos de los cadáveres." DeCine21.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada