22 de febrer de 2015

Bernaldo de Quirós y el Club de las Españas.


Entrevista interesante publicada hoy en La Vanguardia. Da gusto escuchar a la gente que no se vende a un partido. Es decir, toman partido, como es normal, pero dejando cierta distancia para la discrepancia y el sarcasmo.

"Hace cuatro años, fumándose un puro, me dijo: "La crisis será dura, el régimen autonómico ya no se tiene en pie y va a empujar Catalunya hacia la independencia. España puede estallar". 

Con todos ustedes, Lorenzo Bernaldo de Quirós, liberal castellano. Ávila, 1959. Economista. Conferenciante. Consultor y asesor de organizaciones empresariales. Simpatizante irónico del Partido Popular. Quizá menos distante de lo que parece, pero siempre cáustico. Liberal anticastizo. Liberal con sentido del humor y con una clara inclinación a la autoparodia. Inteligente, por tanto. Puro mañanero, traje inglés, pajarita, pañuelo en el bolsillo, retrato de Ronald Reagan en el despacho y un latiguillo americano que te hace sentir Bugs Bunny: "¿Qué hay de nuevo, viejo?". 

Son tiempos propositivos y acaba de publicar ‘Por una derecha liberal’ (Deusto), alegato en favor de una derecha española menos conservadora. Cree que sí se puede. Cree que se puede modernizar España. Me recibe en su despacho, ubicado entre el parque del Retiro y el museo del Prado. 

– ¿Qué hay de nuevo, viejo? 

– Dijiste que la crisis sería larga y que España podía estallar. ¿Ya han pasado los siete años de vacas flacas?

-Las cosas están mejorando, no hay duda. La recuperación tendrá más vigor de lo previsto gracias al abaratamiento del petróleo y la depreciación del euro. España puede crecer cerca de un 3% en el 2015. Esa es mi previsión. Pero el país se ha descarnado. En la sociedad se ha instalado la convicción de que existe una avería general. Salimos de la crisis con gran demanda de cambios. 

–¿Ganas de tumbar al Gobierno? 

–Algo más que eso. Ha cuajado la idea de que hay una nomenclatura que maneja el Estado como si fuese su botín. La consigna de Podemos sobre la "casta" ha tenido éxito –luego te diré lo que pienso de ese grupo de bolcheviques– porque la sospecha ya existía antes de la crisis. Veo preocupación en los grandes partidos. Están asustados. La cuestión es la siguiente: ¿la mejora de la economía sepultará ese malestar dentro de unos meses? El Gobierno de Rajoy trabaja en esa dirección. En mi opinión, se debería aprovechar la mejora de la economía para reformar el sistema y no para aplazar los cambios. Todo anestésico acabará siendo contraproducente. La reforma del sistema de 1978 es inaplazable. 

Como ven, el hombre que tiene el retrato de Reagan en un lugar muy visible de su despacho habla claro. Lorenzo Bernaldo de Quirós es un tipo raro. Se mueve muy bien en el cogollo de Madrid y parece inmune a la ira que provoca la inflamación catalana. No le duele España a la manera clásica y cree que la insubordinación de Catalunya no es el mayor de los problemas en curso. Le gusta llevar la contraria. Le preguntas sobre Catalunya y sonríe. 

–Ya te lo dije hace cuatro años. El estado autonómico no se tiene en pie. Esta comedia debería acabar cuanto antes. Hay tres naciones: España, Catalunya y Euskadi. El Estado español –el Club de las Españas– debe organizarse conforme a esa realidad. Esa era la idea inicial, alterada en 1980 por los socialistas andaluces y su retórica igualitarista. Ahora pagamos las consecuencias. El estado de las autonomías ha colapsado y una parte de Catalunya reclama la independencia. La cuestión catalana está mal resuelta desde hace trescientos años y no creo que tenga solución. 

–Me acabas de hablar del Club de las Españas. 

–Quiero decir que Catalunya no es soluble. No hay que buscar una solución definitiva. La respuesta ha de ser dinámica y asimétrica. Hay que organizar la conllevancia. Un común denominador para todas las Españas y amplio margen para Catalunya. No me asustaría hablar de Estado libre asociado. Oye, viejo, el País Vasco ya es confederal. Más de uno se escandalizará, pero he llegado a la conclusión de que el problema más grave no es Catalunya. El principal problema de España es Andalucía. 

–Palabras mayores. 

–No tengo nada contra los andaluces. Me limito a criticar su régimen político. Se han destinado miles de millones de euros a Andalucía y siguen teniendo la renta más baja de España y la más alta tasa de corrupción. El PSOE andaluz se ha convertido en una enorme máquina clientelar que ahora sueña con mandar en Madrid. ¡Lo que nos faltaba! Oye, viejo, España se sostiene gracias a Madrid y Catalunya, con la contribución de Valencia y Baleares. Un día la gente dirá basta. 

–El socialismo andaluz despierta simpatías en Madrid. 

–Quieren apoderarse de la dirección del PSOE, con un concepto antiguo y regimental de la política socialdemócrata. Veo en el capitalismo madrileño tentaciones de apostar por ese regimentalismo como solución a los problemas de España. Se equivocan. Susana Díaz no es Felipe González. Ni en broma. 

–¿Cuál es tu opinión de Podemos? 

–Aciertan en algunos diagnósticos. Tienen la audacia de los bolcheviques y proponen cosas del todo incompatibles con una sociedad abierta. 

–Ciudadanos parece que sube. 

–Ciudadanos es la versión posmoderna del partido de la señora Rosa Díez, que ha entrado en declive, afortunadamente para España. 

–¿Momento del PP? 

–Oye, viejo, qué cuestionario. Para mi gusto en el PP hoy pesa demasiado el sector socialpopulista. Estoy en desacuerdo con la estrategia de Pedro Arriola de pillarlo todo, desde la extrema derecha hasta la socialdemocracia. Tienen un planteamiento muy anticuado sobre Catalunya. No la entienden."

Enric Juliana.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada