22 d’abril de 2009

El chino, de Henning Mankell


"El chino"
Henning Mankell

Tusquets Editores 2008

La verdad, estoy enganchada a Mankell. Pero echo de menos a Wallander. La serie en que era protagonista me gustaba más, le daba un toque más humano, pues era un hombre encantador. Lástima que se jubilara.

Una helada mañana de enero de 2006, un fotógrafo hace un descubrimiento aterrador: en un pueblecito sueco aparecen brutalmente asesinadas diecinueve personas. La policía sospecha que es obra de un perturbado, pero la jueza Birgitta Roslin, que se interesa por el caso en cuanto sabe que entre las víctimas figura la familia adoptiva de su madre, sostiene otra teoría. Una cinta de seda roja encontrada en la nieve le pone en la pista de un sospechoso llegado de fuera, y de una inquietante trama oculta que parece arrancar de Pekín. Todo remonta a una vieja historia del año 1860, cuando miles de chinos fueron llevados a Estados Unidos a trabajar casi como esclavos en la construcción del ferrocarril en la costa oeste.

Como siempre hace Mankell, la protagonista presenta una serie de problemas familiares y personales bastante bien planteados. No sé hasta qué punto la actualidad china que presenta Mankell (justo antes de los JJOO de Pekín) responde a la realidad. Para descansar. Un 7.

3 comentaris:

  1. Me quedan 80 páginas para acabarlo, dentro de un par de días te daré mi opinión.

    ResponElimina
  2. ¡Aquí estoy otra vez! La verdad es que creo que el autor ha querido abarcar más de lo que podía. La novela no le queda redonda. Tanto cambio de situación, al final no le ha beneficiado. Pero se nota que sabe escribir, sólo le ha fallado un poco la historia.

    ResponElimina
  3. Efectivamente, la parte transcurrida en América con el ferrocarril es demasiado larga. En "La leona blanca" también tocaba varios escenarios, pero es nás redonda. Para mí, una de las mejores.

    ResponElimina