18 d’abril de 2012

España, cual Titánic...

   
   
Copio un artículo de Pilar Rahola publicado hoy en La Vanguardia.

"Que los perros flacos están llenos de pulgas lo sabe el dicho popular desde siempre. Cuando las cosas van bien, todo sonríe, pero cuando empieza la caída libre, la velocidad tiende a acelerarse, en lugar de frenarse. Y todos aquellos que esperaban agazapados, a hincar el diente, aprovechan el Pisuerga de la debilidad para llevarse la pieza a bocados. De hecho, el último acontecimiento perpetrado por Evita Kirchner es un síntoma inequívoco de la decadencia de España.

Argentina no se habría atrevido a montar este cirio nacionalizador, sobrecargado de populismo, si no pensara que la España actual es muy débil, y por tanto vulnerable. Por supuesto, lo de Cristina es de vergüenza supina, si recordamos que otrora el matrimonio sacó su millonaria tajada de la privatización de YPF, que durante estos años han hecho una pésima política energética, y que es una forma de vender humo contra el extranjero, para tapar el incendio de sus errores económicos. No hay duda de que la larga sombra del chavismo hace tiempo que aterrizó en la Casa Rosada, y que Argentina empieza a ser un país peligroso para las inversiones extranjeras. Pero la cuestión no es lo que ocurre en Argentina, sino lo que está ocurriendo en España. Porque de los males de España vienen los malos vientos argentinos.

Decadencia. En términos económicos, es evidente que la suma histórica de errores ha convertido la economía española en un pastel agujereado, sometido al vaivén de los juegos especulativos que la han definido durante tiempo. El país donde era más fácil hacer dinero rápido, según aquel ínclito ministro socialista, permitió la especulación más burda del suelo de toda la UE, no invirtió seriamente en I+D, gastó el dinero a raudales en infraestructuras que no tenían ningún sentido económico, y no tuvo la capacidad de reformar a tiempo un mercado laboral anquilosado. Y, por supuesto, batió el récord europeo de fraude fiscal. Lo que ahora ocurre tiene que ver ciertamente con el vaivén internacional, pero la gravedad de la crisis en España tiene que ver con los graves errores de su propia política económica. Todo ello ha comportado una economía tan débil que ahora es el bocado preferido de los grandes especuladores financieros, que juegan con la deuda española como si jugaran al golf. Pero, además, hay que añadir el colapso del modelo autonómico, nacido también al albur de una decisión más ideológica que política.

Con la obsesión de salvar España, algunos patriotas españoles sentaron las bases para cargársela. Y si lo económico y lo territorial está complicado, sólo faltaba la crisis institucional, con un rey que se dedica a hacer de colonizador blanco con salacot matando a maravillosos animales en el África depauperada, mientras el país se hunde. Con todo sumado, perdonen pero lo de Kirchner no resulta extraño: los buitres siempre aparecen cuando huelen la sangre."

1 comentari:

  1. Cual Titanic o peor porque aquí habrá más de 1513 víctimas.

    ResponElimina