23 de setembre de 2012

Se nos ha ido Rosina



El sábado pasado falleció Rosina, a causa de un accidente de coche. Nos conocíamos desde hace muchos años, era una de las promotoras de nuestro Club de Lectura. El velatorio, en su casa, fue impresionante. Era domingo. No se publicó esquela, la noticia corrió de boca en boca. En poco más de cuatro horas cientos de personas pasaron para demostrarle su agradecimiento personal, haciendo cola, porque no cabían todas a la vez. Y no un simple gesto ritual ofreciendo a sus familiares (su padre todavía vive). "Era mi mejor amiga", "es la mejor profesora que he tenido" (trabajaba en un colegio concertado de primaria y secundaria como profesora de inglés), "fue mi tutora", "cuando presidía la comunidad de vecinos, nunca había problemas", "nunca la hemos oído hablar mal o con impaciencia del modo de ser o de hacer de nadie"...

Me ha llevado a pensar que realmente, lo que importa en esta vida es la huella que dejamos en los demás, en las personas con las que nos cruzamos. El mundo no se cambia de golpe, pero sí podemos contribuir a mejorarlo con la huella que dejamos en las personas que nos tratan, familiares, amigos y conocidos. Esto en el plano meramente humano. Si además tenemos fe, Rosina la tenía y actuaba en consecuencia, con su vida normal y su actitud, se ha ganado el cielo. Gràcies, Rosina! Descansa en pau!