12 de setembre de 2009

Itziar González y la prostitución callejera

En Barcelona tenemos un problema de prostitución callejera, sobre todo en algunas zonas. Por quejas de los vecinos, por fin la administración toma cartas en el asunto, y lo primero que se le ocurre es construir prostíbulos para alojar a este tipo de "trabajadoras". ¿Es que no piensan que éstas personas si se les diera oportunidad cambiarían de "trabajo"? Es alucinante. Un lector de La Vanguardia expresa muy bien estas ideas.

¿Querían ser putas?

IGNASI SERRAHIMA  - Madrid

La prostitución es violencia de género. Es violencia porque se menoscaba la dignidad humana de las prostitutas y de sus familias, porque las mujeres casi nunca tienen otra opción (su consentimiento es, por tanto, discutible), porque su ejercicio las cosifica,porque los hombres las tratan como objetos de usar y tirar. Es una violación, un ejercicio de poder patriarcal, con un agresor y una víctima.

Crear prostíbulos, como propone Itziar González, del distrito de Ciutat Vella (¡una mujer!), es esconder el maltrato, no solucionarlo. Ya es hora de que la retórica igualitaria del Gobierno se traduzca en igualdad de dignidad. La prostitución no es inevitable.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada