17 de juliol de 2010

"Sin destino" de Imre Kertész

  
  
   
"Sin destino" 
Kertész, Imre
Acantilado

Imre Kertész (Budapest, 1929) premio Nobel de literatura 2002. Empezó a escribir este libro quince años después de ser liberado de un campo de concentración, y tardó diez años en escribirla. El libro no son su memorias, aunque sabe de qué está escribiendo, lógicamente. El protagonista es un quinceañero judío húngaro, que poco a poca ve como se van incorporando las leyes en contra de los judíos. La novela está escrita cronológicamente, recordando lo que ocurrió y lo que sintió a su paso por los distintos campos. Lo más impresionante es la ingenuidad con que lo cuenta, pues el lector sabe de sobra el significado de lo que va ocurriendo, y el protagonista no. Y es sobrecogedor. También relata la salida y las distintas reacciones de su entorno en su vuelta a casa. Desde la incredulidad, la incomprensión... Y algo tan propio de la condición humana que es la capacidad de soportar el sufrimiento día a día, a medida que va apareciendo, acomodándose para sobrevivir.  Aunque se ha escrito mucho sobre este tema, éste libro es excepcional. Un 10.
   
   
  

2 comentaris:

  1. Al igual que a tí, me sorprendió la ingenuidad con la que cuenta lo que va pasando. Aunque, visto en retrospectiva, era difícil imaginarse a todo lo que se iba a enfrentar ¿no? digo, sabiendo lo que sabemos AHORA de los campos, sabemos lo que le esperaba. Pero él, adolescente, ¿cómo iba a imaginar que tanta maldad era posible?
    A mi me gustó mucho.

    ResponElimina
  2. Coincido también contigo en esa ingenuidad, esa frialdad que en su momento jugó en su contra cerrándole las puertas editoriales por esa aparentemente lejana objetividad consiguiendo así una novela nada complaciente y victimista. Yo lo interpretaría como acomodación a la irremediable realidad escéptica que configura el presente del protagonista. Un escepticismo o incredulidad que tan bien ha retratado bibliobulímica.
    Además de todo ello, destacaría el ritmo de la novela, un tiempo que se muestra tan inmensurable como omnipresente que que confiere un especial estatus a la novela que retrata la espera de modo intachable.
    Un saludo!

    ResponElimina