18 d’octubre de 2009

Un mensaje claro al Gobierno español

 ¿Lo tendrá en cuenta? ¿O hará oídos sordos, como nos tiene acostumbrados ZP, según su visión de la democracia? Copio aquí el Editorial de La Vanguardia de la página de Opinión.

Una parte importante y significativa de la sociedad española envió ayer un mensaje claro al Gobierno de Zapatero: la reforma de la ley que regula la interrupción voluntaria del embarazo se debe acometer con un mayor apoyo y escuchando también a aquellos sectores ciudadanos que, por motivos religiosos, éticos y culturales, no comparten los puntos sobre los que se despliega el proyecto impulsado por el Gabinete socialista. La gran manifestación que ayer recorrió el centro de Madrid bajo el lema "Cada vida importa", en la que hubo personas llegadas de todos los puntos de España, constituye un éxito de las más de cuarenta entidades provida convocantes. A pesar de la presencia de algunos dirigentes del PP entre los manifestantes, los grupos impulsores de la marcha han insistido en su carácter no partidista y cívico. Debe destacarse, en este sentido, la actitud de Mariano Rajoy - que no asistió a la manifestación - desvinculando esta iniciativa de cualquier estrategia orgánica de los populares y dejando absoluta libertad a los militantes para apoyar o no la protesta.

La reforma de la ley del aborto, lanzada desde el Ministerio de Igualdad y atentamente tutelada por la vicepresidenta Fernández de la Vega, introduce dos aspectos que han levantado mucha controversia: que pueda interrumpirse el embarazo sin alegar motivo alguno en las primeras 14 semanas de gestación y que las mujeres de entre 16 años y 18 años, a pesar de ser menores de edad, puedan abortar sin consultar a sus padres, extremo que cuestiona la tutela paterna y que ha suscitado enormes dudas jurídicas. Pese a que son muchas las voces coincidentes en que la ley de despenalización de la interrupción del embarazo hoy vigente en España es francamente mejorable y alberga demasiadas ambigüedades, su puesta al día por parte del Ejecutivo socialista no se ha preparado ni se ha publicitado con la necesaria voluntad de apertura hacia el conjunto de la sociedad, que es mucho más plural y diversa de lo que proyectan las legítimas demandas de aquellos sectores ubicados en la izquierda social y cultural más activa.

Con la plausible intención de modernizar una ley que, tras más de 25 años, ha quedado superada por la realidad, Zapatero emprendió su reforma, pero no desde la centralidad, sino pensando, sobre todo, en la acogida que tendría un proceso de este estilo entre sus bases electorales, especialmente los más jóvenes y las mujeres. Ello ha causado más divisiones que complicidades. Desde el mismo PSOE y sus aledaños también han surgido opiniones discrepantes, incluso críticas, con el proyecto de reforma. La corriente Cristianos Socialistas ha preparado un documento que expone reservas de calado hacia varios puntos de la nueva ley.

La de ayer no fue una manifestación cualquiera. Los ciudadanos que salieron a la calle civilizadamente lo hicieron movidos por sus convicciones, pero también porque quieren ser escuchados y tenidos en cuenta cuando se legisla sobre algo que entienden de interés prioritario. Zapatero es el presidente de todos y le corresponde leer el mensaje que ahora le envía un sector del país. Por otro lado, no debe olvidarse que el PSOE concurrió a los últimos comicios sin incluir la reforma de la ley del aborto en su programa electoral, lo cual obliga, más si cabe, a explorar acuerdos amplios para desarrollar este objetivo, matizando los puntos más controvertidos y poniendo énfasis en el imprescindible equilibrio entre criterios y sensibilidades opuestas.

1 comentari:

  1. Esta es la penosa diferencia entre la izquierda y la derecha en España. La izquierda quiere cambiar las ideas, la derecha la economía.
    No me gustan las ideas de unos, ni la cobardía de otros.

    ResponElimina