30 de juny de 2010

"El solista" de Steve López

   
   
"El solista"
Lopez, Steve
Espasa 2009

Steve López es un columnista de Los Ángeles Times. Va por la calle buscando temas para sus columnas. Descubre en la calle un indigente con su carrito de la compra a rebosar tocando un violín mugriento con solo dos cuerdas. Increíblemente consigue hacer música con ese instrumento. Se interesa por su vida y poco a poco se va haciendo amigo de Nathaniel, que sufre una grave esquizofrenia, se gana su confianza y con mucho tesón consigue que dé pasos hacia su recuperación y abandono de la calle.

Esta es una historia verdadera. El libro se basa en las columnas publicadas sobre Nathaniel.

Me ha impacatado mucho, no sólo la historia del músico, sino cómo esta amistad, que realmente parece imposible, hace cambiar también a Steve. Le hace salir de su rutina diaria del trabajo e implicarse en una causa que ni le va ni le viene por pura generosidad. Y cómo lo transforma, implicando a toda la familia.

"Trato a menudo con gente que tiene la vida programada, que está muy ocupada o que esconde sus sentimientos.  Nathaniel es un hombre que va con la cara descubierta; su vida está a la vista de todos. En parte conectamos porque no hay nada falso en él, y cada vez que nos vemos me marcho0 más consciente de mis sentimientos que, digamos, después de una reunión con el alcalde o el gobernador. Nathaniel hace que mire en mi interior, que reflexione sobre la forma en que me gano la vida y me relaciono con el mundo como periodista y como ciudadano. A pesar de las frustraciones que supone, nada me compensará más que la enriquecedora experiencia de haberlo conocido para contar su historia."

"Al salir un día de su apartamento al poco de haberse mudado me llama y me tiende la mano. Es un largo y firme apretón de manos, seguido de una sonrisa. Le miro a los ojos y veo al hombre que siempre ha sido detrás de su locura vertiginosa. Al hijo que perdió a su padre. Al músico que perdió la oportunidad de su vida. No, no tenemos muchas conversaciones llamadas normales. Pero ¿qué es normal? Le estrecho la mano y ninguno de los dos necesita decir nada."
  
"Él es uno de los motivos por los que me ha planteado dejar una industria en plena revolución, y la razón por la que me he dado cuenta de que nunca seré feliz haciendo otra cosa que no sea contar historias. Él ha disipado el malestar que tenía respecto a mi profesión y me ha enseñado la dignidad de ser leal a aquello en lo que crees, y no exagero cuando digo que este hombre al que esperaba salvar ha hecho por mí tanto como yo por él"


En fin, no es una obra de arte literaria, pero tiene mucha profundidad humana, que suple. Un 9.
   
   
  

29 de juny de 2010

Del fracaso escolar al coche oficial

   
   
   
Artículo de Ignacio Camacho que explica el fracaso "funcional" de los políticos españoles. Totalmente de acuerdo. La negrita es mía.

Gran parte de la nomenclatura dirigente de la nación carece de experiencia fuera de la política y no sabe lo que es cotizar por su cuenta a la Seguridad Social. El mismo presidente del Gobierno es un político profesional que apenas ha pasado un brevísimo tiempo como ayudante universitario. Más de la mitad de los miembros del Congreso son funcionarios en excedencia, y los que tienen un despacho, una consulta o una empresa están mal vistos bajo sospecha de conflicto de intereses. Cada vez hay más concejales, diputados provinciales o consejeros autonómicos que han transcurrido toda su vida laboral en un cargo público; en algún caso han pasado directamente del fracaso académico al coche oficial. No iba tan descaminado Boyer cuando apuntaba a la progresiva descapitalización intelectual de nuestra dirigencia; le sobró soberbia al hablar de «analfabetos» pero su diagnóstico es certero en lo que se refiere a la creciente mediocridad de una casta sumida en un preocupante proceso de endogamia.

La dictadura de los aparatos de partido ha propiciado un biotipo de político que empieza muy joven en la militancia orgánica y encuentra en ella un modo de subsistencia desclasada. La gente que gobierna y hace las leyes no sólo tiene pocos estudios, sino que ha vivido experiencias profesionales muy limitadas. No es tanto una cuestión de que se gane poco en los puestos de responsabilidad, como apuntaba el arrogante ex ministro gonzalista, sino de que la selección de cargos excluye méritos objetivos y se basa en el principio de obediencia. El procedimiento más eficaz para hacer carrera política en España consiste en no apartarse de la senda partidista; empiezas pegando carteles y si te muestras leal y disponible ante el «aparatchik» de turno pronto estarás en una lista municipal o te nombrarán asesor en nómina. Los candidatos no responden ante los electores sino ante el secretario general, y no necesitan más currículum que el de la disciplina interna. Así puede suceder que de los 350 parlamentarios que discuten la reforma laboral sólo haya ¡dos! trabajadores por cuenta ajena, a los que el escaño salva de la amenaza de un despido barato. Ese patente divorcio con la realidad explica la creciente desafección de los ciudadanos respecto a la función política, convertida en una vía para huir de los riesgos de la competitividad y el esfuerzo.

En los mejores tiempos de Roma, los senadores dejaban el arado para ponerse la toga y volvían a empuñarlo tras abandonar la magistratura; ese trayecto de ida y vuelta reforzaba los vínculos de servicio a la república. En la actualidad no hay modo de que encontrarle sentido a una representatividad ejercida por tipos incapaces de identificarse con un cuerpo social del que se han excluido para meterse en una burbuja.
   
   
  

27 de juny de 2010

Fátima Ayache y el burka

   
   
   
Fátima Ayache, socióloga argelina, opina sobre el burka. Su testimonio es doblemente interesante, por musulmana y por mujer. Lo publica hoy La Vanguardia.

Pocas voces se expresan con tanta contundencia y claridad sobre temas tabú del mundo musulmán como lo hace la socióloga argelina, residente en Barcelona, Fátima Ayache. Sus palabras de rechazo hacia el burka tienen un doble valor porque provienen de su condición de mujer y musulmana, que además tuvo la valentía de enfrentarse en su momento al integrismo en Argelia.

¿Cuándo llegó a Catalunya?


Lo hice el 1 de agosto de 1989. Mi padre me dijo que no podía quedarme en Argel por el terrorismo, yo no quería ir a Francia, así que vine a Barcelona con la idea de hacer el doctorado sobre las relaciones entre los catalanes y los bereberes.

¿En Argel era profesora de instituto?


Había estudiado Ciencias Sociales y Políticas y llevaba diez años como profesora. Mi formación había sido en francés, pero con la llegada del integrismo en los años 80 empezaron a exigir que se enseñase en árabe. El país se dividió en dos, y fueron unos años muy, muy calientes.

¿Cómo se produjo ese proceso de arabización?


Llegaron profesores contratados de origen egipcio, sirio, a veces sin titulación, pero ellos eran quienes enseñaban árabe clásico. Pero eso sólo fue el inicio del integrismo. Pronto empezaron a decirnos a las mujeres que teníamos que taparnos, ponernos hiyab, vestidos largos... Y lo decían los imanes en las mezquitas y lo repetían los estudiantes. "El islam dice que no puedes ir con pantalones, que no puedes mostrar el pelo", te decían. Fue muy duro. Mi profesor en la universidad, un liberal llamado Abassi Madani, se presentó un día con chilaba y barba y se convirtió en el líder del FIS.

¿Cuál fue su reacción?


Yo era muy rebelde, no podía aceptar aquello, iba a todas las manifestaciones. Además, mi familia ya estaba fichada. Mi padre era decano de la facultad de Tecnología, mi tío dirigía un diario. En casa éramos cuatro chicas, y siempre había podido opinar y estudiar, tenía voz, y de pronto me decían: "Tu sitio está en casa, tú estás para tener hijos". Hay que haber estado allí para saber lo que supuso. Empezaron las violaciones en la universidad, a los estudiantes les comieron el coco, les dijeron que el Corán decía que la mujer ha de estar en casa.

Y empezó la violencia.


Fue terrible. Una noche escuchamos los gritos de los vecinos. No podías hacer nada, todos teníamos miedo. Al día siguiente descubrimos sus cabezas cortadas. A un tío mío lo mataron a la puerta de su casa delante de su hijo de seis años. A otro familiar fueron a buscarlo para que les pagase dinero; como no estaba, se llevaron a su hijo de 16 años. Y lo mataron.

Terrorismo en estado puro.


Es matar por matar. El integrismo no es un tema político, es delincuencia total, son gente que mata. Entraban en los colegios y mataban por placer. Empecé a tener miedo.

(Al padre de Fátima lo mataron más tarde en el despacho de la universidad, cuando ella ya no estaba en Argel. No pudo ir ni a su entierro. Unas acciones que marcan para toda la vida. Aún ahora, dice que los petardos de Sant Joan la ponen nerviosa porque le recuerdan aquellos tiroteos.)

¿Y entonces decide irse?


No tenía seguridad, no tenía libertad, y más siendo mujer. Iba por la calle y tenía que mirar detrás. Pero no me daba la gana taparme. Ni me entraba en la cabeza que compañeros que un día era liberales pasaran a ser fanáticos. Me fui definitivamente en el 92, pero mi mente aún está allí. Me han quitado una parte de la vida.

Desde aquí, ¿cómo valora la polémica del burka?

El burka no existe en el islam, es un símbolo del integrismo puro, de la mujer sumisa. Yo digo: burka no, pero sin debate, sin darle importancia, como mujer musulmana que soy, aceptar el burka en España, país que me ha dado la libertad y me ha permitido tener voz propia, es un insulto. No tiene sentido que quieran traerlo aquí, que quieran que nuestros hijas se tapen de la cabeza a los pies para proteger su honor, cuando yo he visto integristas con la cara tapada para violar y he visto prostitutas que se ponen el hiyab o el burka. No puedo tolerar que le digan a una niña de seis años que tiene que llevar pañuelo: a esa edad no entiende la religión.

..................

¿Se considera usted una refugiada?

No, gente como yo no queremos pedir asilo. Eso significaría perder nuestra identidad, perder nuestro país. "Vas a matarte viva si pides ser refugiada", me dijo un día mi padre.

Pero ahora la situación ha cambiado en Argelia.
Es cierto, ha mejorado mucho. Los atentados son ya puntuales. Gracias al presidente de Argelia, el integrismo está controlado.

¿Lo difícil es entender por qué se produjo esa progresión tan rápida del integrismo?

Los cabezas del integrismo son gente muy preparada, con mucho poder. Luego captan a gente más sencilla. Utilizan a la gente pobre y la engañan con una falsa religión. Al salir del colegio los alumnos pasaban muchas horas en la mezquita y allí les enseñaban esas cosas. Algunos de esos alumnos se convirtieron en soldados de Dios y fueron a morir a Afganistán. Pero eso fue después, antes empezaron a presionar a las chicas de 13 y 14 años para que no fueran más a clase. A mí me decían que era pecadora y me amenazaban, me decían que no querían que fuera profesora.

¿Qué opina de la situación que se vive en España?
He perdido a muchas personas queridas y por eso me subleva ese integrismo camuflado, silencioso, que existe aquí.

(...)

Más recientemente ha intervenido en trabajos con menores inmigrantes no acompañados.

Sí, estuve tres meses en el Casal del Raval. Te das cuenta también de otra realidad. Muchos de ellos no son menores no acompañados, al contrario, han sido enviados por sus familias, incluso puede que tengan amigos y parientes aquí que les dicen dónde tienen que ir. Saben que aquí no estarán en la calle, que un día tendrán papeles y trabajo,
  
   
  


26 de juny de 2010

Avatar

   
   
   
El martes 22 necesitábamos tener a los alumnos de 1º y 2º de ESO tres horas en el aula, y les pusimos esta película, con lo que tuve oportunidad de verla. Me entretuvo. Es una peli de indios y vaqueros, donde los indios son alienígenas y los vaqueros terrícolas que quieren apoderarse de sus recursos. Imaginativa, pero previsible. Sin todo el marketing y las 3D se habría quedado en poquito, no es una película para repetir. Pero no está mal. DeCine21.


"Montañas como islas", de Forrest Carter

   
   
"Montañas como islas"
Carter, Forrest
Duomo ediciones 2009

En plena depresión americana, Pequeño Árbol se queda huérfano a los cinco años y lo recogen sus abuelos, indios cheroquis que viven en las montañas. Allí aprende a convivir con la naturaleza, no pidiéndole más que lo necesario, el transcurrir de las estaciones y la vida, la realidad de la muerte, etc. Está escrito bajo el prisma de un niño pequeño con una confianza absoluta en su abuelo, un hombre sencillo y bueno, que aborrece a los políticos que según él tienen la culpa de todo. La abuela todas las semanas les lee en voz alta a Shakespeare y un buhonero le enseña cálculo todos los meses.

Un libro y una historia encantadora. Ya me gustaría que algunos de mis alumnos hubieran sido educados en la responsabilidad como este abuelo consigue con su nieto, enseñándole a llevar las riendas de su propia vida. Hace reír, llorar, muy tierno, escrito con la visión ingenua de un niño de cinco años. Gustará a todo el mundo. Un 9.
  
  
  

21 de juny de 2010

"En Nadar-dos-pájaros", de Flann O'Brien

   
   
"En Nadar-dos-pájaros"
O'Brien, Flann
Nórdica Libros 2010

En Nadar-dos-pájaros contiene muchas referencias y alusiones a la Irlanda del periodo y a la Irlanda histórica que puedan resultar difíciles de entender para quienes no conozcan el medio.

Estas líneas del inicio del prólogo quizás expliquen lo que me ocurre con este libro: no entiendo nada de lo que dice, ni veo el interés que tiene. Leí el prólogo, que nunca lo hago, porque no me aclaraba. Y después de leerlo, sin terminarlo, tampoco he entendido éste. En fin, que lo dejo. Debe ser un libro para eruditos de Irlanda, porque el lector medio dudo que entienda nada. Lo empecé a leer hace más de un mes, pero mientras tanto he leído otros que le han pasado delante. Por fin hoy lo he retomado en un rato de piscina, y decido dejarlo definitivamente. Quien lo entienda que lo lea. Pero que no lo compre sin estar muy seguro, no se vaya a decepcionar. Por suerte a mí me lo dejaron. Ni siquiera sé resumir el argumento. He leído 60 páginas. A por otro.
 
 
 

20 de juny de 2010

Up in the Air

      
   
   
Me ha divertido esta película y hace pensar. Pero deja un regusto amargo. Quizás porque el protagonista en realidad no sabe lo que falla en su vida. Sufre un gran descalabro personal, y no tiene armas para cambiar, pues su opción fundamental de vida es totalmente errónea.     


Ryan Bingham es un experto en reducciones empresariales (tanto de personal como de dinero) cuya preciada vida volando se ve amenazada en el momento en que está a punto de conseguir diez millones de millas en vuelos frecuentes y justo cuando ha conocido a la mujer de sus sueños, otra viajera habitual.

Esta tragicomedia del director de Juno y Gracias por fumar está muy por encima de la media y obliga a pensar sobre el mundo que estamos creando entre todos.

La cinta es muy buena, las interpretaciones son excelentes, el ritmo es muy bueno, las secuencias son de gran perfección formal y el guión también es excelente. Estamos ante un retrato desolador -aunque inteligentemente divertido y ameno- de la peor cara del capitalismo. Extraordinaria película sobre la carencia de compromiso personal en lo que no sea el trabajo propio de uno a pesar de los demás: pero con una crítica ácida muy fuerte y dura; y, al mismo tiempo, dejando abierta la posibilidad de un optimismo difícil, pero posible.

Up in the Air arranca carcajadas, y también emociona, al mismo tiempo que hace pensar sobre la necesidad de las relaciones humanas. Y también es una crítica -no exenta de cierta acidez- de las dificultades para relacionarse en el mundo moderno, donde las comunicaciones se han desarrollado más que nunca, y sin embargo existe cierta incomunicación. Donde se da la paradoja de que te pueden despedir a través de las cámaras o se puede mantener una relación o cortarla a través de los mensajes del teléfono móvil. Decine21.


"El complejo de dinero", de Franziska von Reventlow

  
"El complejo de dinero"
Franziska von Revlentlow
Periférica 2010

Epistolario de una dama de mediana edad a una amiga. Internada en un sanatorio pues un psicoanalista ha descubierto que tiene complejo de dinero, y quiere psicoanalizarla. En realidad su complejo no son más que deudas y acreedores, pues lleva un ritmo de vida alucinante y considera que el trabajo no es digno de ella. Casada por conveniencia, espera recibir la herencia de su suegro que nunca llega.

Crítica muy divertida de una serie de tipos parásitos de la sociedad: el especulador, el que busca ideales, el secretario aprovechado... Lo que me escama un poco es que la protagonista es un poco el reflejo de la autora. Una poca-solta. Entonces... ¿Se ríe de ella misma? Graciosa, pero sin carcajadas. Es corta, se lee muy rápido. Un 7.

    

18 de juny de 2010

John Foppe, hombre completo




Impresionante testimonio de este hombre que nació sin brazos y a los cinco años decidió superar todas las barreras. Me acordaba de Tony Melendes, que vi en YouTube hace unos años, que se gana la vida tocando la guitarra con los pies. Los dos coinciden en lo mismo: "No digas no puedo, di no quiero, porque si quieres, puedes". Una magnífica lección para la generación de azúcar que sube. Pongo el vídeo al final de la entrevista.

John Foppe, hombre completo

"Nací sin brazos, pero no me pongo límites por eso"


Tengo 39 años. Nací y vivo cerca del Misisipi. Soy asesor: ayudo a transformar sueños en resultados. Estoy casado y tengo una hija de tres años. ¿Política? ¡Basta de ideas discapacitantes! Soy creyente. Eres un discapacitado si te resistes a sortear barreras

VÍCTOR-M. AMELA

¿Cómo le doy la mano?

Apriéteme el hombro.

Encantado.

Igualmente.

¿A qué edad supo que le faltaban los brazos?

Al ir a la escuela, a los cinco años, me di cuenta de mi diferencia. Y sentí angustia y miedo, vergüenza y autocompasión.

¿Qué fue lo más duro?

Intentar acoplarme unos brazos ortopédicos: me daban calor, peso, era espantoso.

¿Nació así?

Sí. Y con malformaciones en la cadera y escoliosis, aunque esto se fue corrigiendo.

¿Cuál es la causa de su falta de brazos?


Desconocida. Somos siete hermanos, y sólo yo nací así.

¿Qué le decían sus padres cuando volvía triste del colegio?


 "No eres menos que nadie por no tener brazos". Pero yo sí me tenía por menos y me autocompadecía... Y no hacía nada por mí.

¿Nada?


 Como despertaba compasión, la utilizaba: tenían que hacérmelo todo, desde vestirme por la mañana. Pero sucedió algo...

¿Qué pasó?


Quise ir a las colonias del colegio. Y mis padres decidieron aplicarme el amor rudo.

¿Qué es el amor rudo?


Iría a las colonias si demostraba que podía hacerme cargo de mí mismo. Y ordenaron a mi hermano, que me vestía cada mañana, que a la mañana siguiente no lo hiciese.

¿Y logró vestirse usted solo?


No. Y me desesperé. Mi hermano, pobre, quiso ayudarme: mi madre se lo prohibió. Me dejaron solo en la habitación, desnudo...

¿Y qué hizo usted?


Puse los calzoncillos en el suelo, coloqué un pie en cada agujero, me tumbé de espaldas, levanté las piernas, dejé que la prenda cayera en mis muslos, me arrastré hasta una cómoda y usé sus salientes para subírmelos…

Vaya gesta.


Yo gritaba, lloraba, suplicaba ayuda... Sentía mucho miedo... Me veía perdido. Quedé en el suelo en un charco de sudor y lágrimas... Fracasé, y algo se me rompió por dentro..

¿Qué se le rompió?


La fe en la vida...

...

Pero luego reaccioné decidiendo que si había sido testarudo para no hacer nada, ¡ahora lo sería para actuar! Y así abandoné toda la rabia y la pena a un lado..., y actué.

¿De qué modo?


Pedí calzoncillos con gomas, y ropa fácil de ponerme, y un reloj de pulsera con gomas...

¿Dónde se lo puso?


En el tobillo, ¿ve? Y me adiestré en usar los pies para todo.

¿Qué es capaz de hacer con sus pies?


Escribir, dibujar, pintar, pasar hojas, cocinar, usar cubiertos, coger un vaso, conducir mi coche, llamar por teléfono, rascarme la cabeza..., ¿ve?

Sí.

Pero todo esto no tiene mucha importancia.

Hombre...


Lo que importa es dejar de ser espectador de las cosas: pasar a ser actor protagonista.

¿Y cómo vivió su adolescencia, cuando quería ligar?


Ellas querían ser sólo amigas. Y sufrí... Pero luego me relajé y decidí disfrutar de las cosas... Y entonces llegó mi pareja, Christine, igual que Meg Ryan: mírela en esta foto...

¿Qué le gustó a Christine de usted?


Mi amor por la vida. Ella tenía un novio culturista, guapísimo..., pero muy quejica, que odiaba mojarse el pelo... Cuando Christine vio como yo me tiraba de cabeza al mar...

¿Cuál es su lema, John?

Ser antes de hacer, hacer antes de tener.

Explíquemelo.

La gente suele decirse "¡no tengo dinero!" o "¡no tengo tiempo!", y de eso deduce "¡no puedo hacer nada!". Y de eso concluye "¡no soy nada!". ¡Qué error!: es justo al revés. Convéncete de esto: ¡sí "eres"! Y con ese motor interno, el resto va viniendo.

Pero cuesta "ser".


Porque todos somos discapacitados... anímicos: "no puedo", "es imposible", "no hay nada que hacer", te dices. Y, convencido de que tienes razón, te acomodas en esa idea.

A veces pienso así.


¿Y crees tener razón en esto? Entonces eres un discapacitado... con dos brazos.

Vaya.


Si das por inamovibles tus límites, eres tan discapacitado como yo cuando creía imposible ponerme los calzoncillos por mí mismo.

Denos un consejo a los discapacitados.

Elige ser. Elige quién serás: ten una visión y conviértete en tu propia visión. ¿Cuál es tu excusa para no hacerlo, dime? Pregúntatelo. Yo no soy un gurú de esos, no: ¡yo sólo hablo de lo que sé porque lo he vivido!

¿Y qué sabe, al final?


Que fracasar consiste en no intentar demoler barreras. Así que en vez de repetirte "¡no merece la pena intentarlo!", repítete siempre "¡merece la pena intentarlo!".

¿Sean cuales sean mis circunstancias, mis límites físicos o materiales?


Aunque pueda parecerte que no, ¡siempre hay una alternativa! La realidad es lo que tú creas con tu percepción de las cosas. ¡Crea una realidad nueva, pues! Porque tú puedes elegir tu manera de ver el mundo. O sea, ¡puedes elegir el mundo! Pero sólo tú, nadie por ti. ¿Por qué eliges mutilarte?

Si volviese al vientre de su madre y pudiese elegir nacer con brazos, ¿lo haría?
¡No! Yo soy este que soy.

 


17 de juny de 2010

Nens de sucre

   
   
   
Per Setmana Santa, els alumnes de 2n de Batxillerat del meu institut van marxar de viatge a París. Va haver un incident amb un alumnes que es va "perdre" del grup i no va arribar a agafar el metro amb tots, perdent-se l'activitat d'aquell dia. Els pares estaven indignats perquè cap professor es va posar a buscar el seu fill per París. El nen té divuit anys. Un nen de sucre. Copio un article aparegut al Diari de Girona ahir. Ja es veu que el consentiment dels pares vers als fills és un dels grans lastres que comporta l'educació dels nostres dies.

És l'hora de pati. Estic a la sala de professors a punt de fer-me un tallat a la màquina de cafè quan apareix una tutora acompanyada d'una mare que vol parlar amb mi. Està preocupada perquè el seu nen no menja. Exactament va ser el dia anterior que no va dinar gens o gairebé gens. El motiu és que tenia un disgust molt gran amb mi perquè a classe li vaig cridar l'atenció demanant-li que callés i atengués a les meves explicacions. La seva resposta va ser que no tenia un bon dia -dit malcaradament- i així va quedar la cosa.

Bé, així ben bé no, que quan va tornar a casa no va dinar gens. A l'endemà li vaig preguntar, al nen, si tindria un bon dia a la qual cosa em va contestar, sec, que no! i que a l'endemà tampoc! I així ho vam deixar fins que aquell mateix dia va venir la seva mare preocupada perquè el seu nen no li menja. Explicats els fets fil per randa la mare va semblar mig conforme i jo més alleujat: el nen no va dinar del disgust però va berenar, i molt! El tema del sopar no va sortir a la conversa i sobre aquest punt no puc informar: mea culpa. El nen que un dia no va dinar té 17 anys i fa 2n de batxillerat.

A la cua del metge, un avi m'explicava aquesta setmana que va començar a treballar als 9 anys menant a pasturar 150 ovelles. Alguns dels meus amics venien gelats amb 12 o 13 anys i gairebé tots els de la meva generació fèiem la temporada d'estiu des dels 14 o 15. Ara no es pot treballar abans dels 16 anys. És el progrés! -diuen els nostres legisladors- i jo estic d'acord amb la finalitat però no amb els mitjans que s'estan utilitzant. Entre tots estem criant una generació de nens que ho són més enllà del raonable, que tenen poques responsabilitats i massa privilegis i que són incapaços de tolerar la frustració. La conseqüència és que estem infantilitzant l'adolescència. No trobo normal que una mare em discuteixi el suspens de la seva filla de 17 anys després d'explicar-li els criteris de correcció i llegir conjuntament l'examen. No és normal que els alumnes majors de 16 anys que no treballen a classe, que van a divertir-se i molestar als companys que volen estudiar, que han superat l'edat d'escolarització obligatòria i que són insolents amb els professors, els centres tinguin veritables dificultats per evitar haver-los de suportar. No és normal que un llibre sobre l'adolescència defineixi la postadolescència com aquells joves de 29 a 35 anys. No és normal que els mitjans de comunicació anomenin nens els joves i joves els adults de 30 o més anys.

Si no volem una societat de no-responsables -d'irresponsables, per tant- han de canviar moltes coses en l'educació dels nens i joves a la família, a l'escola, a l'institut i a la societat. Ens hi va el futur.

ARGEMIR GONZÁLEZ.
 
 
  

16 de juny de 2010

"Réquiem por Nagasaki", de Paul Glynn

"Réquiem por Nagasaki"
Glynn, Paul
1999

Historia del Dr. Nagai, pionero de la radiología en Japón y superviviente de la bomba atómica. Más abajo copio el comentario de Aceprensa. Resumen: sólo la Fe sabe dar respuestas y sentido a tragedias como la bomba atómica. Y todos encontramos en nuestra vida nuestras bombas atómicas. Aunque literariamente deja bastante que desear -de ahí que lo califique con un 9 y no un 10-, para recomendar a cualquier persona con un mínimo de riqueza interior. Impactante. Precioso.

Takashi Nagai (1908-1951) fue un científico japonés casado y con dos hijos. Impulsó generosamente la medicina moderna en su país a costa de su propia salud. El ejercicio de la radiología le supuso una leucemia que no le impidió sin embargo continuar con una vida de intenso trabajo. Sobrevivió seis años a la bomba atómica de Nagasaki, la mayor parte de ellos postrado en una cama. Escribió libros, ayudó a muchas personas y fue considerado un héroe nacional en su país.

El hecho clave de su vida como adulto, y que explica su fuerza interior, fue su conversión al catolicismo. Impulsado por la lectura de los Pensamientos de Pascal, persiguió la verdad sin descanso, con valentía y honradez. Pasó del sintoísmo al racionalismo ateo y más tarde, resueltas sus dudas y aclaradas las relaciones entre la fe y la razón, y arrastrado por el ejemplo de vida de los cristianos que conocía, abrazó con todas las consecuencias su vocación.

La suya es una historia verdaderamente impresionante y conmovedora. Fue un ejemplo de amor a la ciencia y al trabajo y de devoción a su país; luego, con la fe, fue también un modelo de caridad, de esposo y padre, de sentido positivo y de esperanza. Supo mantenerse firme en unas condiciones humanamente durísimas, encontró sentido a su dolor y fue luz para todos los que le rodeaban. Y todo con gran sencillez. Ni siquiera la bomba atómica, de terribles consecuencias como narran con detalle algunas páginas estremecedoras de este libro, le arrancó de su corazón el perdón y la alegría.

Paul Glynn, un sacerdote Marista australiano que vivió 20 años en Japón, ha escrito esta biografía (1988), en la que, además, rinde homenaje a Japón, a su cultura, a sus mujeres, a sus mártires, a sus cristianos clandestinos, a su literatura y a su historia. Cuenta oportunamente muchos episodios de la historia del país, explica el sentido de algunas tradiciones y cita numerosas obras de su literatura, muy centrada, sobre todo en poesía, en la cuestión de la fugacidad de la vida. El libro, de modesta edición, incluye algunas fotografías, mapas y un glosario de términos japoneses.


 

Carta de un funcionario a su banco

   

Muy señores míos:

Por la presente lamento comunicarles que he decidido pagar un 5% menos en el recibo mensual de la hipoteca que tengo con su banco. Ha sido una decisión difícil pero me es imprescindible recortar gastos para salvar mi economía particular y reducir mi déficit. En acciones como ésta es cuando todos debemos arrimar el hombro por lo que les pido comprensión y solidaridad. Al fin y al cabo yo, como el resto de ciudadanos, colaboré en su día en la inyección de liquidez que recibieron ustedes para salvar el sistema financiero. En realidad me he visto forzado a tomar esta decisión porque mis padres, al ver el saldo de mi cuenta corriente, temen verse en la obligación de dejarme dinero y ustedes, como banqueros que son, saben mejor que nadie que no tiene sentido poner capital si no es para conseguir pingües beneficios. Me he informado y sé que es lícito tomar este tipo de decisiones de forma unilateral y sin previa negociación (Hay precedentes, ver declaraciones del Presidente del Gobierno en el parlamento el pasado 12 de mayo).

Aprovecho la ocasión para comunicarles que ya dispongo de suficientes sartenes y no necesito que me regalen ninguna más.

Atentamente,

Un funcionario hipotecado




      

13 de juny de 2010

Mòbils i mones

 
 
 
Una professora de l'institut ens va deixar a la gaveta de la sala de professors un full convidant a reciclar els mòbils a no se on i així ajudar a no sé quina associació per la defensa dels primats. En llegir-ho no em vaig sentir gens motivada per aquest tema. Per què? Primer perplexitat, i després ja vaig saber per què: els primats em queden molt enrere en les meves prioritats. Davant està tot el que es referix a les persones i que toco cada dia i que em preocupa: l'atur, l'educació dels joves, l'avortament, la infelicitat i insatisfacció de les persones, el desconeixement de Déu, que és l'únic que pot omplir fins a vesar el cor humà...  En fi, les mones queden molt enrere... Però hi ha d'haver gent per a tot.
 
 
 

Sherlock Holmes

 
 
 
Película gamberrísima, que me ha hacho pasar un buen rato, sobre todo por los golpes de humor. Con trampa, porque todo se explica los últimos tres minutos de película. Pero mientras tanto se pasa bien. Lo mejor, las interpretaciones de los protagonistas, los golpes de humor y los efectos especiales. Lo peor: el guión. DeCine21.





Reflexión sindical

  
  
  
Hace tiempo que me cuestiono cual es el papel de los sindicatos en esta sociedad nuestra española. Forman parte del sistema y del poder y solo representan a una parte de los trabajadores. ¿Qué pasa con los autónomos, las empresas familiares, los jóvenes en busca del primer trabajo, etc? Pilar Rahola lo expresa muy bien en esta columna que copio. La negrita es mía.

La huelga no les ha ido bien y, si no están ciegos, la dura realidad del fracaso de la movilización debe haber hecho añicos las estrategias sindicales, lo cual incide en cualquier estrategia posterior. En este sentido, parece claro que los sindicatos deberían hacer una reflexión autocrítica, so pena de quedar como grandes fachadas ostentosas y efectistas, pero vacías de sentido de la realidad. ¿Por qué no han seguido la huelga la mayoría de los funcionarios que habían sido convocados? Por supuesto, son los convocantes quienes deben responder, pero algunas ideas críticas asoman en el horizonte y permiten una reflexión general. La primera, sobre la naturaleza misma de los sindicatos. Ciertamente se muestran como un contrapoder laboral al poder económico y político, y sus camisas sin corbata, o sus cuellos altos, avalan textilmente esa teórica condición. Pero en realidad hace décadas que los sindicatos forman parte del sistema, tanto, que los vasos comunicantes de unos y otros, con mítines compartidos, con socialistas puño en alto cantando la rancia Internacional en sus actos, con los propios sin movilizarse durante dos años a pesar de la crisis, con todo, el mensaje es inevitable: el poder sindical se siente bien con el poder, porque es... poder. Si añadimos los millones de euros que reciben de subvención y los miles de liberados sindicales que tienen, se completa el círculo. En este sentido, por cierto, ¿no sería hora de asumir, como todo sufrido terrenal, una reducción de esa alegría monetaria que reciben? Y más aún, ¿por qué debemos pagar con dinero público a los sindicatos y a las organizaciones empresariales? ¿Por qué no se sustentan con el dinero de sus afiliados, tal como ocurre en otros países? Algún día habrá que revisar estas hipotecas de la transición política. Y más allá de la cuestión económica, está el discurso. A menudo los sindicatos parecen decimonónicos y hablan en términos muy alejados de la realidad laboral. Primero, porque el binomio empresario/ obrero ha sido dinamitado con miles de autónomos, pymes y todo tipo de emprendedores que arriesgan tiempo, patrimonio y salud en activar la economía. Y segundo, porque el aumento impositivo hará más daño a la creación de empresas que la reducción de sueldo de los funcionarios. Quizás la cuestión está en preocuparse más por crear empleo que no sólo por defender el empleo que ya existe. Y también en bajar a la condición terrenal. Hoy los sindicatos son grandes estructuras de poder, económicamente fuertes, políticamente dependientes y retóricamente antiguas. Puede que todo ello no explique el fracaso del otro día. Pero explica la irrealidad en la que habitan. "Una empresa es como una bicicleta. O te mueves o te caes", dijo alguien. El problema está cuando sólo se defiende la bicicleta, pero se desprecia el movimiento. Resultado: cinco millones de parados.

"El Club de París", de Steve Berry

 
 
  

"El Club de París"
Berry, Steve
Mosaico 2010

No había leído nada de este autor, y por lo visto en protagonista ya es antiguo. Intriga, conspiraciones internacionales, malos malísimos, buenos vengativos... toda la acción transcurre en tres días. La solapa de la novela está llena de elogios de otros escritores similares: Cussler, Brown... Creo que es puro autobombo, porque esta novela para mi gusto vale poquito. ¿Por qué la he terminado? Porque necesitaba algo para encefalograma plano, que es como lo tengo ahora a final de curso. Me quedo con Forsyte, Mankell o Grisham. En fin. No la aconsejaré a nadie. Un 6.

Cuando Napoleón Bonaparte murió en 1821, se llevó a la tumba un impactante secreto. Como emperador, había saqueado incalculables riquezas de palacios y tesoros nacionales, e incluso de los Caballeros de Malta y el Vaticano. En sus últimos días, sus captores británicos esperaban averiguar dónde se ocultaba el botín. Pero él nos les desveló nada. ¿O tal vez sí? Cotton Malone está a punto de averiguarlo cuando los problemas llaman a la puerta de su librería: un agente del servicio secreto estadounidense que terminara convirtiéndose en su aliado. Sólo igualando el ingenio de un terrorista a sueldo, frustrando un atentado catastrófico, y emprendiendo una desesperada búsqueda del legendario tesoro perdido de Napoleón, podrá Malone evitar la anarquía económica internacional. Desde Dinamarca, pasando por Inglaterra y terminando en las calles de París, Malone participa en un intenso juego de duplicidad y muerte, todo para conseguir un tesoro de valor incalculable. Pero, ¿a qué precio?
   
   
  

"El guardán entre el centeno", de J.D.Salinger

      
   

"El guardián entre el centeno"
Salinger, J.D.

Ya había leído este libro hace muchos años, pero lo volvía leer porque lo elegimos para la despedida del Club Literario de este curso. Nos reencontraremos en septiembre, para comentar qué hemos leído durante el verano.

Hubo comentarios y aportaciones de todo tipo. Lo más interesante fue extrapolar la mentalidad de este adolescente con los de ahora. La profesoras coincidíamos en que la actuación del protagonista es totalmente creíble con su edad y condición. Con el dinero que le sale por las orejas es un irresponsable, no toma las riendas de su vida, no entiende cómo puede hacerlo. Denuncia en la actuación de los demás su propia actuación: no soporta la mentira mientras él miente sin control. Todo el mundo es falsísimo. No sabe analizar sus sentimientos: la alegría, la emoción, la ternura, el aburrimiento, el asco, el hastío... todo lo simplifica con un "me deprime". Y tiene golpes de humor buenísimos. En fin, creo que es una lectura clásica imprescindible.

10 de juny de 2010

Príncipe de Asturias para Maalouf

   
   
                                                                                                                                                   
Me alegro. Es un autor árabe, aunque escribe en francés. Lo que he leído de él me ha gustado pero que mucho: "Samarcanda", "León el africano", "La roca de Tanios" y "Las escalas de Levante". Es auténtico, y sitúa muy bien en la mentalidad árabe. ¡Muchas felicidades!









  

7 de juny de 2010

"El cielo se cae", de Lorenza Mazzetti

   

"El cielo se cae"
Mazzetti, Lorenza
Periférica 2010

Penny y Baby son dos hermanas huérfanas que viven en una villa italiana con sus tíos y primas. Penny, niña traviesa y cariñosa, relata su niñez, durante la 2ª guerra mundial. Juega con los campesinos, aprende la Fe de los amiguitos campesinos y reza por su tío, judío, para que no se vaya al infierno. Es un libro encantador, y cuenta una historia real, aunque la autora, cuando la vivió, no era ten pequeña. Me ha gustado mucho, se lee muy rápido. Un 9.

En plena Segunda Guerra Mundial, las pequeñas huérfanas Penny y Baby han sido acogidas en una villa italiana por sus tíos y primas. A pesar de la muerte de sus padres su existencia es feliz en medio de juegos, músicas y personajes tan entrañables como extravagantes. Hasta que las persecuciones raciales del fascismo y del nazismo llegan a la villa, y la muerte y el horror convierten aquel paraíso en el escenario de la tragedia.
Lorenza Mazzetti narró en esta novela, publicada por primera vez en 1961 y rescatada años después con gran éxito de crítica y público por la prestigiosa editorial Sellerio, su propia infancia. El punto de vista de Penny, la jovencísima narradora de la historia, es el punto de vista de Lorenza: la realidad a través de los ojos de una niña soñadora y traviesa que crece fascinada por la personalidad de su tío Robert, primo del conocido científico Albert Einstein y cabeza de una acomodada familia de origen judío que, en el verano de 1944, recibiría la trágica visita de las SS por orden personal del mismísimo Adolf Hitler, quien deseaba dejar sin parientes al padre de la física moderna.
    
     
   

6 de juny de 2010

Defendiendo a los pobres, los políticos de izquierdas se hacen ricos.

   
   
    
Como dice Barbeta, alucinante. Copio su artículo.

No es ningún drama y quizá sea hasta conveniente que el Govern que preside José Montilla suba los impuestos a los catalanes honrados que declaran a Hacienda que ganan más de 120.000 euros al año. Lo dramático no es la subida de impuestos, sino los argumentos que utilizan para justificarla. El tripartito ha optado por erigirse en abanderado de "los pobres" y organizar una nueva cruzada mediática "contra los ricos", denominados también "los que más tienen". Tanto morro acabará provocando una reacción popular no contra la subida de impuestos, sino contra la tomadura de pelo, que irrita mucho más...

La demagogia política en Catalunya está alcanzando niveles venezolanos. De entrada, el Govern pone el foco en la subida del IRPF, que es una medida que no llevará a cabo - le falta tiempo-y disimula la subida de otros impuestos que sí va a aplicar y que afectan al conjunto de los contribuyentes, sean ricos, pobres o mitad y mitad. Pero lo más insólito es que pretendan abanderar a los parias de la tierra los mismos que, con razón o sin ella, apoyan el mayor recorte social de la historia. "Cuerpo a tierra que vienen los nuestros", gritan los proletarios.

Pero todo tiene su explicación. Los sondeos electorales han puesto de manifiesto el fracaso del tripartito de izquierdas. Y lo certifica el propio electorado de izquierdas, que, también según los sondeos, sigue siendo mayoritario. Eso significa que ninguno de los tres socios va a poder presumir de lo que ha hecho en el Govern. Necesitan otros argumentos, pero sólo han encontrado el más sobado. No hay que votarles por lo hacen, sino por lo que (dicen que) son. Y claro, juran y perjuran que son de izquierdas -como la mayoría-y que defienden y representan a "los pobres" a "los trabajadores" o a "las clases populares". Para demostrarlo, plantean la falsa "subida de impuestos a los ricos" de manera que cuando sus rivales de CiU y del PP se oponen, inmediatamente los meten en el mismo saco y les señalan como "defensores de los ricos".

Cada cual es libre de plantear la campaña electoral como le parezca, pero la demagogia es arriesgada. Si la izquierda distingue entre pobres y ricos, rápidamente se comprobará que difícilmente se puede representar lo que no se es. No hay ningún líder político de izquierdas que sea pobre y y eso da pie conclusiones graciosas: a base de defender a los pobres, los líderes de la izquierda se hacen ricos. La demagogia no tiene límites. Siguiendo por ese camino pueden surgir hasta comparaciones odiosas. Por ejemplo, en estos años, al menos dos de los tres líderes del tripartito han estrenado casa... y qué casas... ya les gustaría a los líderes de la derecha y hasta a los de la patronal. Si es que ya lo dijo Dalí: "Picasso es comunista; yo, tampoco".
  
  
  

2 de juny de 2010

Entrevista a Joaquín Navarro-Valls

    


Entrevista a Joaquín Navarro-Valls que publica hoy La Vanguardia. Muy interesante y con frases memorables, que subrayo en otro color.

Amable y profundamente reflexivo, ninguna pregunta le incomoda ni escapa de temas difíciles. Charlamos, tomamos té y fumamos esos cigarrillos que le gustan: finos y casi sin nicotina. Posee una visión del mundo que es resultado de la experiencia y la autoexigencia de juzgar con humanidad. Tuvo el privilegio de vivir junto a uno de los hombres más apasionantes de la historia y habla de ello a través de lo pequeño, de esas anécdotas que dan la verdadera dimensión de quiénes somos y que recoge en Recuerdos y reflexiones.En su investidura como doctor honoris causa de la UIC tampoco fue tibio: "A Dios - dijo- se puede confiar la propia existencia. A un código moral, ni siquiera una jornada".

Joaquín Navarro-Valls, ex portavoz de la Santa Sede, vivió junto a Juan Pablo II

Tengo 73 años. Nací en Cartagena y vivo en Roma. Soltero. Doctor en Psiquiatría y licenciado en Periodismo. Presido un comité asesor de la facultad de Medicina de Roma. Hoy no se sabe quién es el ser humano, pero se legisla sobre él. Me considero un ser creado

IMA SANCHÍS
Usted no se ha casado.

Cuando dices que sí a una cosa, estás diciendo no a otras muchas. Yo abracé una idea radical de cristianismo siendo laico.

¿Deseaba trabajar en el Vaticano?

Un día recibí una llamada: "Tiene usted que almorzar con el Papa". Pensé que era una broma, jamás me lo había planteado.

Permaneció 22 años, ¿apasionante?


Sí, increíble, ves la historia mientras se está haciendo y por quien la está haciendo.

¿Cómo era Juan Pablo II?

Poseía una alegría profunda. En las situaciones más tremendas y duras hacía reír a sus colaboradores.

¿Nunca le oyó levantar el tono?

Se enfadaba cuando veía seres humanos humillados y violentados física y moralmente. No podía soportar los abusos.

Sin embargo, varios seminaristas habían denunciado ante él los abusos del padre Maciel y no se les hizo caso hasta que acudieron a la prensa.


El representante de los Legionarios de Cristo escribió una carta en la que juraba que ninguna de las acusaciones era verdadera. Pese a ello, el proceso canónico contra él empezó en el pontificado de Juan Pablo II y terminó el primer año de Benedicto XVI.

La pederastia es un lastre que ha arrastrado la Iglesia durante mucho tiempo.


Se estima que uno de cada cinco niños ha sufrido abusos por parte de adultos. Hay países muy respetables que han firmado la Declaración de Derechos Humanos y que admiten en su país que un hombre pueda tomar por esposa a una niña de 7, 8 y 9 años, y la comunidad internacional no dice nada.

Quizá el problema de la Iglesia ha sido el secretismo, la ocultación.


Yo no defiendo a nadie, simplemente contemplo el fenómeno en su amplitud estadística, me asusta su dimensión y la pasividad con que gobiernos e instituciones afrontan el problema. Podrían ser acusados todos ellos de encubridores.

¿Wojtyla tenía sentido del humor?


El día que le comenté que no era bueno que una misma persona estuviera tantos años en mi puesto, él fingió que pensaba seriamente y luego dijo como para sí: "El doctor Navarro ha dicho una cosa muy importante que hay que reflexionar muy bien. Recuérdemelo dentro de cinco años". Bromeó hasta el momento de su muerte.

Su relación era estrecha...


Cada noche cenábamos juntos. Un día fui buscarlo y estaba en su capilla. Entré de puntillas y lo vi frente al sagrario cantando canciones populares polacas. ¿Quería distraer a Dios?... Era tremendamente humano.

¿Afectuoso y tierno con Dios?


Sí. Recibía miles de cartas conmovedoras de todo el mundo, la mayoría, para que rezara por alguien. Dio la orden de que le hicieran de cada carta un pequeño papelito con el nombre de la persona, país y tema, y los guardaba en el reclinatorio de su capilla privada. Sus oraciones iban destinadas a ellos.

No perder el humor y la inocencia es una capacidad de grandes hombres.


Cierto, escribí un artículo sobre el buen humor de los santos: si crees de verdad que Dios te creó y que está abierto a que tú le hables, esa seguridad de no estar solo te lleva a pensar que, pase lo que pase en tu vida, el final es un final feliz.

¿Usted tiene esa certeza?


Sí, por gracia de Dios, porque o te lo dan o sólo te queda pedirlo. Decía Pascal que un ser humano es verdaderamente grande cuando se pone de rodillas, cuando aprende a pedir lo que le falta.

¿Qué ha sido lo mejor que le ha pasado?


Nacer, ser. En un momento en que hay un problema serio de respeto por la vida, estoy convencido de que ser es mejor que no ser.

¿Cuál ha sido su caballo de batalla?


Salir de mí mismo: darte cuenta de que lo que está fuera de ti es más importante que tú.

El suyo fue un trabajo de 24 horas.


Nada que ver con el del Papa, que, además, era mayor, por eso le empujé en algunas ocasiones a irnos a esquiar. Una página de la historia: el Papa atravesando el caos del tráfico de Roma en un coche sin identificar, parando en todos los semáforos. Yo cruzaba los dedos para que nadie lo reconociese.

También ha estado inmerso en un mundo de intrigas, envidias, mezquindades...


Sí, pero cualquier personas que ha hecho cosas despreciables sigue albergando eso que puede resurgir aunque él lo ignore. Si lo ves así, el mundo de las relaciones se abre.

Ha frecuentado a grandes personas.


Una de ellas fue Mijail Gorbachov, al que no se ha hecho justicia, porque fue el responsable de que cayera el Muro. Y los ojos de la madre Teresa no los olvidaré, eran los de una chiquilla de 9 años. ¡Una alegría!... Y después de su muerte nos hemos enterado de que vivió en un estado de negrura, de duda permanente.

... Vio demasiada injusticia.


En Calcuta visité con ella aquellas inmensas estancias llenas de moribundos, hindúes, musulmanes, que ella recogía por las calles. "¿Usted los convierte?", le pregunté. "No - me dijo-,sólo pretendo que personas que han vivido como bestias puedan morir como hijos de Dios, es decir: lavados, peinados, alimentados".

¿Cuál ha sido la gran lección?


Que nunca puedes instrumentalizar a otro por un fin mayor, porque no existe nada más importante que un ser humano.



  

1 de juny de 2010

Aprendices de corruptos

     


¡ESTOY HARTA DE AGUANTAR EN CLASE A ALUMNOS QUE EL DÍA DE MAÑANA NO SERÁN OTRA COSA QUE PERSONAS CORRUPTAS!!!!!!!!!!!!!

Hay algunos alumnos a los que les estamos consintiendo que se conviertan en corruptos el día de mañana: no tienen respeto más que para su propio yo, sus "apeteceres", son parásitos del sistema educativo, pues pierden el tiempo soberanamente en clase y la hacen perder a sus compañeros, porque enredan y consiguen que las clases sean un latazo: continuas interrupciones, mal ambiente... Y tienen 16 años cumplidos, es decir, ya no tienen por qué estar aparcados en un centro. Pero ahí siguen. Sin posibilidad de echarlos, al menos en la pública. Estamos consiguiendo que cojan todos los hábitos de un corrupto.

Copio, porque escribe mejor que yo, parte de un artículo de Antoni Puigverd, aparecido ayer en La Vanguardia.

(...) Me refiero a las transcripciones del caso Pretoria, en las que unos tipos podridos de poder, dinero e influencia se reparten comisiones, manipulan las ordenanzas municipales, recalifican terrenos, colocan a parientes y amigos en puestos públicos, presionan a consellers, alardean de sus contactos, se jactan de sus abusos, de sus millones, de su caviar, se burlan unos de otros y demuestran un absoluto desprecio por la cosa pública, convertida para ellos en cuerno de la abundancia, en cueva de Alí Babá.

En condiciones normales, no habríamos conocido estas conversaciones, pero un juez que perseguía delitos de fuga de capitales ordenó las escuchas. Las palabras llegan hasta nosotros con toda su crudeza. Es la cháchara de los héroes de nuestro tiempo. Cínicos de pies a cabeza, carecen de escrúpulos, vergüenza e ideología. Desprecian incluso a sus compinches. No creen en nada, excepto en su interés.

Los alumnos (aprendices de corruptos) no han leído seguramente dichas transcripciones, pero sintonizan con su filosofía. Son hijos del nihilismo del caviar. Un tiempo que ha entronizado la ironía, ha despreciado la rectitud, se ha burlado del trabajo paciente, ha adorado al becerro de oro y ha despreciado todo lo que el profesor debe transmitir en clase: el esfuerzo para aprender materias que no reportan ganancias, la paciencia lectora, la imposibilidad de llegar a fin de curso haciendo trampas, la responsabilidad individual y el respeto a las normas que rigen en la comunidad de la clase. Curiosa pedagogía contemporánea: creyendo proteger a los niños y adolescentes de los abusos del pasado ("la letra con sangre entra"), les ha dejado sin defensas ante los abusos del presente.